No se trata de una película apocalíptica de ciencia ficción, sino más bien de la triste realidad: lamentablemente, todas las proyecciones indican que muchas ciudades del mundo van a quedarse sin suministro de agua potable en los próximos años.

El caso más dramático es el de Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, donde se estima que este hito que parecía tan lejano… ocurrirá el 11 de mayo de 2018. En otras palabras, ese día (llamado día cero) ya no habrá más agua para beber, bañarse ni utilizar en las actividades cotidianas.

Y según las estimaciones de la Organización de Naciones Unidas (ONU), esto no será un hecho aislado ni propio de las ciudades víctimas de la sequía, sino que podría extenderse a otras urbes, tales como Tokio, Londres o Estambul.

La razón es clara: la demanda global de agua potable sobrepasará el suministro en 40% para 2030, gracias a una combinación de factores como el cambio climático, la acción humana y el crecimiento demográfico.

Los embalses de todo el mundo están teniendo importantes déficit hídricos, lo cual afecta directamente la distribución de agua potable.

50 litros por persona

Según la ONG Cape Town Water Crisis, la ciudad sudafricana está resignada al futuro que le espera, aunque no se rinde. Por eso, sus autoridades han adoptado una serie de medidas para retrasar lo más posible la llegada del día cero.

La más impactante de ellas es la restricción en el uso del agua potable, cuyo límite es 50 litros por persona al día. Así, desde febrero de 2018, pasarse de ese tope máximo significa una multa equivalente a 700 euros (unos 525 mil pesos chilenos).

En Biwil nos impacta mucho este dato, considerando por ejemplo que un estanque de WC puede ocupar 20 litros por descarga y que una ducha de 5 minutos equivale a ¡60 litros de agua! En otras palabras, la gente en Ciudad del Cabo no tiene la opción de hacer ni lo uno ni lo otro. Ni tampoco puede cocinar, beber o lavar la ropa. ¡Una tragedia!

Una tragedia humanitaria: millones de personas tendrán que sobrevivir en Ciudad del Cabo sin la posibilidad de acceder a agua potable.

Se sabe que aunque llueva mucho, la crisis no se acabará en el mediano plazo. Esto porque el desabastecimiento de agua potable no sólo está dado por la sequía prolongada, sino también por el crecimiento de la población y la urbanización, que pasó de 30% al 60% en los últimos años.

¿Podría afectarnos?

A pesar de que un océano y más de 8 mil kilómetros separan a Ciudad del Cabo con Santiago de Chile, esta situación no nos puede parecer ajena. Porque, si bien las condiciones climáticas y demográficas no son comparables, la crisis del agua es global y afectará, más temprano o más tarde, a todas las localidades del mundo

Sin ir más lejos, en varias zonas de nuestro país se ha declarado una emergencia por la persistente sequía que lleva varios años afectando a la zona norte y centro. Y por supuesto que esa situación nos influye mucho, ya que los embalses son la principal fuente de agua potable.

Por lo que más quieras… ¡cuida el agua! Una buena forma de hacerlo es cerrando bien las llaves cuando te lavas los dientes o las manos.

Por lo tanto, es responsabilidad de cada uno de nosotros no hacer que la crisis sea más grave y evitar, de todos los modos posibles, que nos acerquemos a un temido día cero en Chile. Y para eso… ¡tienes que cuidar el agua! En serio. No es broma. Acá te damos algunas ideas:

Cierra bien las llaves, para que no queden goteando.

Evita tirar tanto la cadena del WC. Hazlo sólo si es realmente necesario.

✅ Pon un cuerpo sólido dentro del estanque del WC. Así se llena con menos agua.

Lava la loza con agua junta y lavaza, no con el agua corriendo.

✅ No riegues por tantos minutos, ni mucho menos a las horas de más calor.

Vuelve a ocupar el agua que de la lavadora, la tina o el lavaplatos (aguas grises).

No laves tanto tu auto. Y si lo haces, que sea con agua que ya hayas usado.

Y dos cosas muy importantes:

Date duchas más cortas (ojalá de menos de cinco minutos).

✅ Cierra la llave mientras te lavas los dientes o las manos.

LEER ARTÍCULO COMPLETO

Comentarios

comentarios

Publicación anteriorNo basta con pedalear con cuidado
Siguiente publicaciónLas bolsas que se deshacen con el agua