No se trata de ponernos alarmistas cuando decimos que en ciertos lugares del mundo se vive una crisis hídrica. Es más, según expertos, hay regiones como Ciudad del Cabo, que se podrían quedar sin agua potable. Así de grave.

Puede parecernos un ejemplo lejano (por la distancia que hay entre Chile y Sudáfrica), pero no lo es tanto. En Latinoamérica y el Caribe hay cerca de 34 millones de personas que no tienen acceso a agua potable. Mientras, en nuestro país hay alrededor de 540 comunidades compuestas por más de 195 mil que no cuentan con una fuente limpia de agua.

En el mundo aún hay quienes no tienen más opción que usar agua contaminada como su fuente principal para abastecerse. Se estima que son alrededor de 2 billones de personas en esta situación y cerca de 500 mil mueren al año por enfermedades propagadas por agua en mal estado.

Es decir, es un problema que aqueja en distintos niveles a todo el mundo. Es por eso que cuando surgen iniciativas que ayudan a resolverlo, tal como pretende hacerlo FreshWater, una iniciativa hecha en Chile, nos interesa referirnos a ellas para que más usuarios las conozcan.

El equipo de FreshWater, encabezado por Héctor Pino, su creador. Foto: chivas.com

Aire = agua

FreshWater es un emprendimiento que convierte el aire en agua. No es magia, no es una fake new. Es pensar e ingeniárselas para crear una máquina con aspecto de dispensador pequeño, que capta las partículas del agua del ambiente, luego pasa por un proceso de filtrado, purificación y esterilización.

Esa magia permite obtener entre 9 a 28 litros de agua diariamente apta para el consumo humano. Aunque, claro, la producción está supeditada a factores ambientales: por ejemplo, la humedad relativa del aire.

“Apuntamos a proveer de agua bebestible a un precio asequible a comunidades que lo necesitan, con el fin de que no tengan que depender de agua embotellada ni de fuentes contaminadas. Proveemos un mejor estándar de vida, reduciendo enfermedades, entregando una fuente de agua confiable y segura”, afirma Héctor Pino, creador de FreshWater.

Así lucen los dispensadores de agua de FreshWater. Foto: chivas.com

Por el momento, se encuentran en una fase temprana en el desarrollo del modelo de negocios. Por lo tanto, su alcance aún no es tan masivo como les (y nos) gustaría. Aún así, han logrado llegar a 3 mil personas, a quienes les han facilitado el acceso y abaratando costos para obtener agua pura.

Esperamos que sigan creciendo, expandiéndose y llegando a quienes necesitan tener acceso a un elemento tan básico para vivir como el agua. Quién sabe, en una de ésas FreshWater tiene la solución para Ciudad del Cabo… y muchas otras comunidades que lo necesitan.

LEER ARTÍCULO COMPLETO