Desde hace 24 años, cada 22 de marzo se celebra el Día Mundial del Agua. La iniciativa surgió durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, como una forma de llamar la atención sobre la importancia del agua dulce y la defensa de la gestión sostenible de los recursos relacionados con ella.

El agua es un elemento esencial en la vida; pero, tal como reconoce la propia Organización de Naciones Unidas (ONU), su importancia va más allá de calmar la sed, el calor o la protección de la salud. “El agua es vital para la creación de puestos de trabajo, y apoyar el desarrollo sostenible económico, social y humano”, dice.

Dicho de otro modo: sin agua no habría vida, porque todos los organismos, incluidos los seres humanos, la necesitan para sus funciones vitales. Al mismo tiempo, sin agua no habría sociedad, ya que, tal como explica la ONU, “los recursos hídricos y la gama de servicios que prestan juegan un papel clave en la reducción de la pobreza y el crecimiento económico inclusivo”.

niños agua
La UNESCO asegura que “se prevé que en 2030 el mundo tendrá que enfrentarse a un déficit mundial del 40% de agua en un escenario climático en que todo sigue igual”. Lamentable.

¡A celebrar!

Todos los años, este día se asocia con algún aspecto específico. La versión busca generar conciencia sobre el cuidado del agua, con el lema: “¿Por qué desperdiciarla?”.

Anteriormente, hubo otros énfasis. En 2016, por ejemplo, el Día Mundial del Agua se centró en el agua y los trabajadores, con el eslogan “Mejor agua: mejores empleos”, pues “casi la mitad de los trabajadores, es decir 1.500 millones de personas, trabajan en sectores relacionados con el agua; y prácticamente todos los empleos dependen de que se disponga de agua dulce”.

Los días mundiales (de los Derechos Humanos, de la Mujer, del Medioambiente, entre muchos otros) sirven para generar conciencia y sensibilizar a la opinión pública sobre problemáticas globales. En este caso, la escasez de agua dulce y las diferencias de abastecimiento en la población más pobre.

El secretario general de la ONU, António Guterres (así: sin i y con s) expresó que “en este Día Mundial del Agua, reafirmemos nuestro compromiso de mejorar la calidad, la gestión y la protección de los recursos hídricos como parte de la campaña histórica destinada a lograr una vida digna para todas las personas”. ¡Bien! 👏

desierto
“Durante la última década, el aumento de intensidad de las sequías, las oleadas de calor y la escasez de agua local interrumpió la producción de electricidad, con graves consecuencias económicas”, destaca la UNESCO.

¿Cómo participar?

Si te estás preguntando cómo contribuir a la celebración, podemos mencionar dos maneras. La primera es una recomendación general realizada por la ONU, que consiste en el siguiente llamado: Dondequiera que estés este 22 de marzo, haz algo:

💧 Busca inspiración

Bucea entre las miles de historias inspiradoras de personas e instituciones que están realizando acciones y trabajando para entregar conocimiento sobre el agua.

💧 Difunde el mensaje

Haz olas con la información: descarga el material diseñado especialmente para ayudar a transmitir el mensaje entre familiares, amigos, compañeros de trabajo, etc.

💧 Únete a un evento

Sé uno más de la comunidad global de personas que se están informando y están inspirando a otros alrededor del mundo.

Cada país puede organizar sus propios eventos, destinados a generar conciencia y participación ciudadana sobre estos temas. En Chile, por ejemplo, se vienen haciendo seminarios, visitas a embalses de agua, recorridos por plantas potabilizadoras, ferias informativas y la suscripción de compromisos para un uso más eficiente. ¡Atento, porque siempre hay actividades ese mismo día!

Como no queremos que el planeta se quede sin agua dulce, te invitamos a que sigas estas acciones prácticas y cotidianas con las que estarás ayudando a usar este recurso de manera más eficiente:

Mira el video del Día Mundial del Agua 2016:

LEER ARTÍCULO COMPLETO

Comentarios

comentarios

Publicación anteriorNo es una moto. No es un triciclo. No es un sedán… ¡es el i-TRIL!
Siguiente publicaciónCuando el Papa es más cool que tú 😎