Como sabemos, el agua es un bien escaso en el mundo. Incluso hay lugares como Ciudad del Cabo, donde, por sus condiciones demográficas y por la cantidad de habitantes (entre otras razones), el suministro para la población está restringido a ciertas condiciones.

Pero el problema no solamente se centra en la escasez. Hay países en los que el acceso a agua para consumo humano es prácticamente nulo. De hecho, se estima que hay más de mil millones de personas en el mundo que no tienen acceso a agua potable.

En muchos casos, no tienen más opción que beber agua contaminada. Esto trae como consecuencia que unos 1,5 millones de niños mueran por distintas enfermedades derivadas de este consumo insalubre.

Pero desde hace algunos años, una compañía trabaja para ofrecer una solución a esas personas a través de un práctico invento y, de pasada, ayudar a comunidades que sufren escasez de agua gracias a una campaña asociada a la venta de su producto.

LifeStraw

Foto: Pinterest LifeStraw

Desde su creación este invento tuvo un objetivo muy noble: crear un filtro para erradicar el gusano de Guinea, una enfermedad que padecían en muchas regiones de África, producto de que las personas tomaban agua contaminada con esta infección.

Con el paso de los años, LifeStraw siguió desarrollando su tecnología hasta que llegó al punto de fabricar un producto que permite filtrar prácticamente todos los contaminantes que hacen que el agua no sea apta para el consumo humano.

Así fue como en 2005 ya estaba disponible esta especie de bombilla, con la que se puede tomar agua directamente desde cualquier fuente de agua que, en principio, puede no ser limpia o apta para beber.

Comenzaron a distribuirla a través de organizaciones de ayuda a países que han vivido desastres naturales, como el terremoto de Haití (2010) y en países extremadamente pobres, como Mozambique.

Disponible para todos

Una de estas bombillas puede filtrar hasta mil litros de agua, cantidad suficiente para mantener a una persona hidratada durante un año, aproximadamente. Además ahora es posible conseguirlo a través de tiendas online.

Cuentan con productos que pueden filtrar agua en grandes cantidades, pensados para uso doméstico (los que también han sido distribuidos para ayudar a comunidades con problemas de acceso hídrico).

Con LifeStraw se puede tomar agua directamente de la fuente. Foto: Facebook LifeStraw.

Desde 2014 la compañía comenzó con su programa social The Liters, cuyo objetivo es seguir ayudando a que más personas tengan acceso a agua potable. Consiste en que por cada compra de uno de sus productos, LifeStraw entrega a un niño en edad escolar agua potable para todo un año.

Aplaudimos este invento que aporta para solucionar un problema que padecen millones de personas en el mundo. Porque ayudan a que tengan una mejor calidad de vida, consideramos que tienen todo el espíritu Biwil.

[Foto principal: Facebook LifeStraw]

LEER ARTÍCULO COMPLETO

Comentarios

comentarios

Publicación anteriorChina quiere ser número 1 en movilidad eléctrica
Siguiente publicación¡No más pajitas, por favor!