“Emprender” tiene varios conceptos implícitos: valentía, atrevimiento, convicción. Y en general, se suele felicitar a quienes inician negocios de este tipo, destacando alguno de estos atributos (o todos juntos).

En Biwil lo hemos hecho con ReFeel Water, una idea que incentiva el consumo de agua purificada, al mismo tiempo que promueve la reutilización de botellas plásticas (y de todo tipo).

Sin embargo, en esta oportunidad quisimos ir más allá, para conocer cuáles fueron las motivaciones personales, su visión de mundo y las convicciones que gatillaron en los creadores de ReFeel Water el echar a andar este proyecto.

Para eso hablamos con Cristóbal Brant, socio fundador y gerente técnico de este emprendimiento, y esto fue lo que nos dijo…

  • ¿Cuáles fueron tus motivaciones para crear ReFeel Water?
Así son las máquinas de ReFeel Water que se pueden encontrar en distintos puntos de Santiago.

El primer acercamiento a este concepto de “Vendomática de agua” lo vi en 2006 en Estados Unidos. Fui un usuario un par de veces y la encontré una idea súper atractiva. Desde ahí me quedó dando vueltas la modalidad de venta y la interacción con la máquina. Volví a Chile y tenía la idea, pero por estudios y trabajo no materialicé nada más allá de algunos estudios de mercado.

Entre 2010 y 2015 me fui a vivir a Australia. En esos cinco años nos concientizamos sobre la calidad de vida, y vimos que allá el tema de tomar agua era algo completamente transversal, que involucraba  medioambiente y, sobre todo, al reciclaje: no importaba la clase social o tu trabajo… la gente tenía una conciencia con la vida saludable y el medioambiente súper inculcado y arraigado en su personalidad.

  • O sea, la experiencia en el extranjero fue clave. Pero, ¿cómo es que se les ocurrió materializar en nuestro país todo lo que vieron allá?

Puedes ver que en parques de comunas acomodadas tienen bebederos que son poco prácticos. Es tragicómico ver cómo los niños tratan de tomar agua en una llave apuntando hacia abajo, que los moja completamente y bota una cantidad de agua enorme

En 2015 volvimos a Chile y nos encontramos con un país mucho más preparado y consciente de estas cosas: vimos mucha más gente haciendo deporte en los parques, usando los espacios públicos, haciendo picnic al aire libre y con más consciencia de lo que es calidad de vida como concepto global.

Se está interactuando mucho más con máquinas. Me encontré en el Parque Arauco con una que vendía ensaladas, otra vendía ramos de flores, accesorios de celulares, etcétera. Entonces pensé que el usuario está más preparado para interactuar con máquinas de autoservicio y ahí dije: hay que hacerlo. Por otra parte nos dimos cuenta de que la gente anda con sus botellas de agua, por lo tanto han tomado más conciencia con respecto a hidratarse y con el reciclaje.

El ejemplo del primer mundo

Estamos acostumbrados a ver cómo en países desarrollados piensan en soluciones para cada problema de la vida actual. Su compromiso con el entorno se ve en actos concretos que son inculcados desde temprana edad, tal como comprobó Cristóbal en su estadía en Australia.

  • Según tu experiencia en Australia, ¿pudiste percibir de dónde viene esa cultura de la sustentabilidad, el reciclaje y la calidad de vida en general?

Por un lado está lo que te aporta el Estado y los gobiernos locales, en términos de infraestructura. Por ejemplo, vas a un parque y te encuentras con buenos bebederos, buenos juegos y ricos espacios para hacer ejercicio y disfrutar de esos lugares.

Por otro lado ves que hay un tema de educación súper potente. En el jardín infantil les enseñan a los niños desde muy pequeños, y como parte de lo que les exigen, llevar siempre factor solar, la botella de agua y un sombrero. Llevar un jugo o una bebida es completamente impensado. A los cumpleaños a los que fui nunca me tocó ver bebidas.

  • ¿Crees que en Chile podremos llegar a los niveles de un país como Australia, en cuanto a la conciencia sobre el cuidado del medioambiente?
La combinación ideal: la botella reutilizable con agua purificada.

Todavía hay una brecha grande, pero vamos en la dirección correcta. Hay que concientizarse de la importancia de hacer buen uso de los espacios públicos. Cuidarlos, utilizarlos de buena forma, dejarlos limpios y generar conciencia de que un buen uso hace que todos lo podamos aprovechar.

El tema del agua aún no está bien resuelto. Por ejemplo, puedes ver que en parques de comunas acomodadas tienen bebederos que son poco prácticos. Es tragicómico ver cómo los niños tratan de tomar agua en una llave apuntando hacia abajo, que los moja completamente y bota una cantidad de agua enorme.

  • ¿Crees que debe haber un trabajo en el ámbito de la educación, igual que en Australia?

Así es. Tenemos que reforzar la parte educativa. Ahora me da gusto ver cómo los niños van con sus botellas de agua al colegio. Tengo primos que van en la enseñanza media y la botella de agua es un artículo más en su equipamiento. Eso es súper potente y no pasaba cuando yo estaba en el colegio, y eso tampoco fue hace taaanto tiempo.

  • ¿Sientes que las personas le dan valor a tomar agua, versus las bebidas azucaradas?

Creo que hay un porcentaje que ve lo atractivo que es tomar agua de buena calidad a un muy buen precio, así como también hay un porcentaje que lo hace sencillamente porque es barato.

Hemos visto que en esta época (otoño, invierno) el consumo de agua baja un poco, porque hace más frío. Y eso indica que mucha gente toma agua para refrescarse, más que para hidratarse. Pero uno necesita hidratarse hoy día de igual forma como en el verano.

Aplaudimos que haya personas capaces de “importar” buenas ideas. Tal como lo hizo Cristóbal, quien tiene claro el objetivo de ReFeel Water: “Queremos democratizar el consumo de agua; tener un precio atractivo para poder llevar nuestro producto a todas las personas”. Esperamos que así sea, y que más personas se concienticen sobre las bondades de su consumo y que lo hagan en sus propias botellas. ¡Y mejor si son reutilizadas!

LEER ARTÍCULO COMPLETO