Hace millones de años, una de las necesidades más básicas obligó a nuestros antepasados a moverse de un lado a otro, persiguiendo animales para alimentarse.

Pero esa naturaleza nómada no duraría para siempre, pues el descubrimiento de la agricultura posibilitó un estilo de vida diferente: uno donde ahora era más cómodo quedarse en un lugar en vez de trasladarse. Así nacieron los pueblos, las ciudades, las metrópolis… y ¡las oficinas!

Hoy en día, pareciera que el universo nos está dotando de más y más comida… y de menos posibilidades de movernos, sobre todo cuando tenemos un trabajo con horario de oficina en el que estamos detrás de un escritorio durante más de 8 horas diarias.

Aquí te damos cinco consejos para que evites el sedentarismo cuando estás en tu lugar de trabajo. Léelos y ponlos en práctica porque así evitarás perder flexibilidad, harás que tus articulaciones y músculos trabajen (y no que vayan anquilosando) y además, controlarás tu peso. ¡Comienza ahora y experimenta un cambio de vida!

1⃣ ️Realiza ‘gimnasia de pausa’

Si trabajas entre 8 y 10 horas diarias frente a un computador, sabrás que el cuerpo se resiente. La cabeza se proyecta hacia adelante y la columna empieza a arquearse. Sal de la rutina y, cada una hora, prueba con uno de estos ejercicios de pausa en tu puesto de trabajo:

  • Haz círculos lentamente con la cabeza.
  • Estira el cuello en forma lateral y posterior (ligeramente).
  • Estira tus hombros y brazos.
  • Extiende y flexibiliza la muñeca.

2⃣️ Evita el ascensor

Antes se pensaba que no se debía usar el ascensor sólo en caso de incendio o temblor… pero nosotros te recomendamos que lo evites cada vez que puedas, prefiriendo siempre las escaleras.

Esto porque, según un estudio realizado por el doctor Roy Shephard, de la Universidad de Toronto, subir y bajar escaleras diariamente puede ayudar a reducir el colesterol y la presión arterial. Por ende, a disminuir el riesgo de padecer enfermedades al corazón, además de incrementar la musculatura de las piernas y el fortalecimiento de los huesos.

3⃣ ️Haz reuniones caminando

Según un estudio de la Universidad de Stanford, salir a caminar contribuye a tener ideas más creativas [artículo en inglés]. Si lo hacía Steve Jobs y todavía lo hace Mark Zuckerberg… ¿por qué tú no?

Así que cada vez que haya conversar sobre asuntos profesionales, hazlo en un escenario más distendido, aprovechando de estirar las piernas. Verás que la comunicación será relajada y genuina, haciendo mucho más productivo el trabajo.

4⃣️ Trota en un parque o anda al gimnasio

Las plazas o parques son excelentes alternativas para salir a trotar suavemente por 15 ó 20 minutos a la hora de colación. No lo olvides: mientras más ocupes las áreas verdes de tu ciudad, más fomentarás un estilo de vida saludable.

Ahora bien, si en tu trabajo existe convenio con algún gimnasio, ¡aprovéchalo! Puedes ir antes de iniciar la jornada -y así comenzar un excelente día- o durante el almuerzo, como una forma de liberar tensiones.

5⃣ ️Almuerza afuera de la oficina

Cuando llega la hora de comer, algunos sacan sus recipientes y comen frente al computador o en su mismo escritorio, prolongando el sedentarismo en la oficina. Al respecto, un estudio de la Organizational Behavior & HR Management, de la Universidad de Toronto, reveló que la falta de descanso real al comer en la oficina [artículo en inglés] puede provocar más fatiga y una merma en la productividad.

Mejor calienta tu comida y sal con tus compañeros al parque más cercano. ¡Te ayudará a despejar la mente y volver renovado a tu puesto!

Forma parte de las personas activas y no te quedes estático en la oficina. Además de estos consejos puedes pararte a llenar tu vaso con agua cada 30 minutos, usar la bicicleta para llegar o bien caminar si queda cerca. Opciones hay muchas… sólo hay que dar el paso.

LEER ARTÍCULO COMPLETO

Comentarios

comentarios

Publicación anteriorEnergía eólica en Chile
Siguiente publicaciónAcademia Basura Cero: donde se forman quienes quieren mejorar su entorno