Somos muchos los que partimos el día con un buen café. Es la combinación perfecta entre rico sabor, buen aroma y el impulso de energía que necesitamos cuando nos toca luchar contra el sueño matinal.

Pero en Biwil nos hemos dado cuenta que no sólo nosotros disfrutamos del café. También es beneficioso para las plantas o puede servir como un muy buen fertilizante para el cultivo de champiñones.

Es decir, hay quienes están haciendo cosas por reciclar los restos de café (o borra), para aprovecharlos y darles un nuevo uso. Así ese residuo no va a los vertederos, donde se descompone y emite gas metano a la atmósfera, generando basura y contaminación.

Café como combustible

Arthur Kay, fundador de Bio-bean.

Bio-bean es un emprendimiento inglés que, en conjunto con Shell, desarrolló un biocumbistible en base a café. Se trata de un invento que evitará cientos de kilos de residuo de café se desperdicien y contaminen nuestro planeta, al mismo tiempo que los buses funcionen con combustible fósil convencional.

Para dimensionar la contribución al medioambiente que hará este invento, cabe señalar que en sólo en Londres se generan unas 200 mil toneladas de residuos de café cada año, y sus habitantes consumen una media de 2,3 tazas al día. Mucho café que antes era basura, ahora es una valiosa materia prima.

“Es un gran ejemplo de lo que puede hacerse cuando empezamos a reimaginar los desechos como recursos”, afirmó Arthur Kay, fundador de Bio-bean.

Esta startup recoleta la materia prima desde algunos talleres donde se elabora café, de restaurantes y, por supuesto, de cafeterías. Hasta el momento, han producido unos 6 mil litros de aceite de café para llevar a cabo el proyecto piloto, que consiste en abastecer a los clásicos buses rojos del transporte público de Londres.

Success

Hasta la fecha hay 9.500 buses en la capital inglesa que prestan servicios y se mueven gracias a este biocumbustible. Estos vehículos cuentan con un motor diésel que no necesita ser modificado para poder operar con este tipo de combustible a base de café.

En Bio-bean afirman que este producto puede reducir las emisiones de CO2 de los buses entre un 10 y un 15%. Además, aseguran que este tipo de combustible puede ser utilizado por otros vehículos, como taxis o camiones.

La ganancia para el medioambiente -y, por consiguiente, para nosotros mismos- es evidente y además es un claro ejemplo de cómo una buena idea puede darle un nuevo ciclo de vida útil a lo que a simple vista parecía un desecho.

God save the Queen! ¡Y también a los creadores de este gran invento!

LEER ARTÍCULO COMPLETO