Todos somos responsables de contribuir a un mundo mejor. Así lo entienden, por ejemplo, los rubros de la arquitectura, la construcción y el urbanismo, que desde hace varios años están trabajando con fuerza para ser cada día más sustentables.

La idea es diseñar y construir edificios habitables con interiores de mejor calidad, minimizando los impactos ambientales. Asimismo, se busca reducir el consumo de los recursos naturales no renovables en todo el ciclo de la construcción:.

Esta responsabilidad social y medioambiental motivó a Andrés Cataldo, nuestro experto en arquitectura, para fundar su empresa Ciudad Sostenible, porque “la arquitectura tiene la responsabilidad de mejorar la calidad de vida de las personas”.

En esa misma lógica, en Chile y el mundo hay organismos que pueden certificar que las construcciones sean sustentables o sostenibles. Una de ellas es la Certificación LEED y otra, de la cual queremos hablar hoy, es la Certificación Edificio Sustentable (CES).

Un edificio certificado con CES es mucho más eficiente que uno que no lo está.

¿Qué es?

CES es un método chileno de evaluación y certificación que permite evaluar, calificar y certificar el comportamiento ambiental de edificios de uso público en el país, tanto nuevos como existentes.

[Un edificio de uso público es todo aquél que puede ser ocupado por personas, sin diferenciar si es de administración pública -como un hospital, una escuela, una universidad estatal, por ejemplo- o privada -una clínica, un hotel, un restaurante, etcétera-].

En lo operativo, sirve para analizar y certificar el comportamiento de un edificio en términos energéticos. Y, a diferencia de otras herramientas internacionales, la CES enfatiza en aspectos prácticos, como una buena especificación y ejecución de la aislación térmica y sellos de envolvente; solución de puentes térmicos; y la aislación de ductos y cañerías.

Con esto, lo que se busca es mejorar los estándares de diseño, construcción y operación que influyen en el comportamiento ambiental, incentivando a los actores involucrados para que cada vez haya más edificios construidos con criterios de sustentabilidad.

Importancia

El sistema fue desarrollado por el Instituto de la Construcción (IC), con el apoyo y la participación de 13 instituciones públicas y privadas. Entre ellas, el Ministerio de Obras Públicas, la Cámara Chilena de la Construcción, el Colegio de Arquitectos de Chile y el propio IC, que actúa como entidad administradora.

La CES se basa en el cumplimiento de un conjunto de variables, separadas en requerimientos obligatorios y voluntarios que entregan puntaje. Para que un edificio pueda ser certificado, éste debe cumplir con todos los requerimientos obligatorios y tener, como mínimo, 30 puntos de un máximo de 100.

La arquitectura y la construcción deben ser conscientes del problema medioambiental.

Los únicos que están capacitados encargados de llevar a cabo esta certificación son empresas y profesionales que formen parte de un registro de consultores y de asesores. Y, de hecho, Andrés Cataldo es uno de los arquitectos que forma parte de este registro. ¡Bravo!

La CES no es obligatoria, pero es un excelente medio para tener un valor agregado y para diferenciarse de los demás. Porque los edificios que se certifiquen no sólo serán comprobadamente sustentables, sino que además van mejorar su calidad ambiental y van a reducir sí o sí sus gastos operacionales respecto de los que no están certificados.

LEER ARTÍCULO COMPLETO