Foto: Parley for the oceans.

Cada vez hay más conciencia respecto del daño que genera el uso indiscriminado de bolsas plásticas. Situación de la cual se desprenden principalmente dos problemas: su vida útil es extremadamente breve. Y, luego de cumplir ese pequeño ciclo de vida útil, terminan siendo un desecho y finalmente van a dar a los océanos. La fundación Parley for the oceans estima que para el 2050 habrá más plástico que peces en el mar.

El lado positivo es que tanto personas, como instituciones públicas y privadas están llevando a cabo acciones concretas para mitigar el daño que producen las bolsas plásticas, desincentivando su uso.

Paris se la jugó

El caso más reciente es el de la tienda Paris, que puso en marcha un plan que consiste en suprimir en un 100% la entrega de bolsas de plástico. Es el primer retail en tomar esta medida y gracias a ello, estiman que dejarán de entregar alrededor de 30 millones de unidades al año. ¡Bien hecho!

Además, la idea es llevar a cabo una campaña de educación en las personas, para que lleven sus propias bolsas reutilizables con las cuales cargar sus compras. La segunda opción es la entrega gratuita de bolsas de papel certificado; esto quiere decir que provienen de bosques manejados de forma responsable en el aspecto social y medioambiental.

Y la tercera alternativa consiste en la disposición de bolsas reutilizables que los usuarios pueden adquirir. Es una buena inversión para quienes no cuentan con una, ya que se compra una vez y se puede volver a usar cuantas veces sea necesario.

Al respecto, el ministro del Medioambiente, Marcelo Mena, aseguró que “la eliminación de bolsas plásticas es fundamental para la protección del medioambiente y de nuestra biodiversidad. Es por eso que el Gobierno está impulsando una ley que elimina las bolsas plásticas en todas las comunas costeras y habilita a los alcaldes del resto del país para que puedan hacerlo en sus municipios”.

Otros ejemplos

Foto: Walmart.

Así como Paris, hay otros comercios que están implementando acciones cuyo objetivo es el cuidado con el medioambiente.

Uno de ellos es la cadena Walmart, que dejó de entregar bolsas de plástico en 19 comunas del norte y sur de Chile. Gracias a esta medida, desde 2014 hasta junio de 2017 han dejado de generar más de 630 toneladas de plástico, según su sitio web.

Otro que desde hace algún tiempo está llevando a cabo una estrategia más sustentable es Falabella. El 2016 este retail cambió las bolsas de plástico “tradicionales” por unas biodegradables, que se demoran sólo 15 meses en desintegrarse.

El supermercado Jumbo es otro de los comercios que viene trabajando desde hace unos años con políticas “pro medioambiente”. Desde 2007 entregan bolsas biodegradables y además promueven el uso de bolsas reutilizables. Como siempre, la primera opción debería ser que el usuario lleve la suya, pero ellos también disponen de este tipo de bolsas a la venta.

Todas ellas son muy buenas medidas que apuntan a lo mismo: cuidar nuestro medioambiente. Pero más importante aún, es que cada uno sea consciente de ello y del aporte que significa evitar el plástico cada vez que vamos de compras, y en nuestra vida diaria en general.

LEER ARTÍCULO COMPLETO