Durante años, el huevo fue acusado de aumentar el colesterol y causar enfermedades cardíacas. Afortunadamente, diversos estudios internacionales han demostrado que es un alimento que no hace daño a nadie: al contrario, es tan bueno que hay que comerlo todos los días.

Como se sabe que aporta muy pocas calorías, los expertos recomiendan incluirlo sí o sí en una dieta hipocalórica para bajar de peso. ¿La razón? Ayuda a reducir el hambre cuando arremeten las ganas de comer.

De hecho, según la nutricionista Katherine Larraguibel, “las personas que quieren perder peso deberían incorporarlo en las colaciones o el desayuno, porque las proteínas que contiene aceleran el metabolismo y calman la ansiedad ya que genera mucha saciedad”.

Contiene vitaminas A, D y E y complejo de vitaminas B, lo que ayuda a la concentración y al cerebro.

“El huevo contiene proteínas de muy buena calidad y de lenta absorción, por lo que quita el hambre por mucho rato. Por eso deberíamos comer al menos una vez al día, porque nos va a ayudar a no perder masa muscular y a bajar de peso”, complementa.

Otra excelente alternativa es utilizar huevos frescos para celebrar la Pascua de Resurrección, en vez de los típicos huevitos de chocolate, que son altos en azúcar y calorías. ¿Qué mejor y más original que un sano huevo duro decorado con tinturas comestibles, por ejemplo?

¿Por qué comprar tanto huevitos de chocolate? Una buena idea es cocer unos huevos frescos y luego pintarlos de colores. Es más sano y divertido.

Bajo en calorías

Como, prácticamente, el huevo no contiene hidratos de carbono, la energía que aporta viene de los lípidos, (ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados). Esto es beneficioso para la salud cardiovascular, al contrario de lo que se pensaba antes.

“A pesar de que tiene colesterol, su tipo de grasa es de muy buena calidad, por lo que contrarresta el colesterol que puede aportar la yema. Además, es de fácil digestión”, sostiene Larraguibel.

Y afortunadamente los estudios demuestran que tiene sólo 80 calorías. Además, aporta 6,8 calorías (similar a una leche descremada), 5 gramos de grasa y 2 gramos de hidrato de carbono. Pero si sólo comemos la clara… ¡son entre 25 y 30 calorías! O sea, es muy sano.

Gracias a sus proteínas es ideal para las dietas pues acelera el metabolismo y genera saciedad.

Katherine Larraguibel explica que, en términos generales, este alimento tiene muy bajo costo y que “entrega todos los aminoácidos esenciales que necesitamos en el día, lo que es muy difícil encontrar en algunas proteínas bajas en grasa”.

Combate el Alzheimer

Como si esto fuera poco, te contamos que además aporta vitaminas A, D y E y complejo de vitaminas B, lo que ayuda a la concentración y al cerebro. También posee ácido fólico, hierro, fósforo, potasio, zinc y magnesio.

Y colina, un nutriente esencial que se ubica en la parte amarilla del huevo que previene el Alzheimer y ayuda a evitar enfermedades cardiovasculares. Con dos huevos diarios se cubre más de la mitad de la colina que se necesita en el día”, asegura la nutricionista.

Puedes hacer muchas preparaciones, todas ellas muy sanas y buenas para tu organismo y calidad de vida.

Larraguibel recomienda comerlo también porque ayuda a nuestra vista, ya que al consumirlo “aporta los carotenoides luteína y zeaxantina, que ayudan a la salud visual, previniendo las cataratas”.

Con todos estos beneficios, ¿quién puede decirle que no a un un huevito duro en un paseo o a una tortilla a la hora de almuerzo? Nosotros no podemos.

LEER ARTÍCULO COMPLETO

Comentarios

comentarios

Publicación anteriorCitigo E: el primer auto eléctrico de Škoda
Siguiente publicaciónAlemania sólo usará energías renovables