Si cada vez que cocinas echas al lavaplatos el aceite que queda en el sartén o en la olla, eres parte del 75% de la población chilena que reconoce hacer lo mismo. El problema no es si estás dentro del porcentaje mayoritario o no, sino que esto conlleva una serie de consecuencias para tu salud y para el ecosistema.

Un hecho tan cotidiano como éste puede ser calificado de muchas maneras… menos como inofensivo: en primer lugar, tiene un efecto acumulativo que, con el tiempo, va obstruyendo los ductos; y cuando un lavaplatos está tapado, provoca suciedad doméstica y malos olores.

Pero más allá de esas situaciones domésticas, la principal razón por la que no deberías verter el aceite en la cañería de la cocina es porque contamina el agua dulce, un bien vital para el ser humano que -tristemente- está siendo cada vez más escaso.

Riesgos

Si los ductos domiciliarios llevan aceite usado, se hace mucho más difícil poder utilizarla para el tratamiento de aguas grises, porque presenta niveles altos de toxicidad. Entre otros factores, esto ocurre por la exposición a las dioxinas (compuestos químicos que pueden provocar problemas en el sistema inmunitario e interferir con algunas hormonas; y, de ese modo, causar cáncer).

Además de los riesgos para la salud de las personas, también se produce un daño ecológico en el ecosistema del mar, ríos y lagos. En otras palabras, la vegetación y los animales se verán afectados por alimentarse de esa agua… o por el simple hecho de estar en contacto con las toxinas.

Y esto es un eterno círculo que de virtuoso tiene poco o nada: imagina que esa agua contaminada llega al mar, después de un largo recorrido; luego, un pez se alimenta de esas plantas contaminadas; y, para finalizar, tú te lo comes en un plato. Todo mal.

Esta situación es preocupante, porque se estima que en Chile se desechan más de 14 millones de litros de aceite al año, lo que equivaldría a contaminar 15 piscinas olímpicas diarias, porque un solo litro de aceite usado (no biodegradable) contamina 1.000 litros de agua.

Se puede reciclar

Quizás no lo sabías, pero ¡el aceite puede ser reciclado! De hecho, en Chile existen empresas que se encargan de hacer la recolección desde puntos ubicados estratégicamente, para luego procesarlo y, finalmente, reutilizarlo como recurso energético. Algunas de ellas son:

♻️ Bioils

Se encarga de llevar a cabo el servicio íntegro de reciclaje de aceites usados en frituras, generados tanto por empresas como por particulares. Tras esto, el usuario recibe un certificado de disposición final, el que puede ser exhibido como sello verde.

Para la recolección domiciliaria de aceites usados, debes:

  • Dejarlo enfriar después de usarlo.
  • Colarlo directamente a una botella plástica, la cual se debe mantener bien cerrada.
  • Llevar las botellas a los contenedores habilitados en los puntos de recolección.
  • Bioils retira el aceite y lo recicla. Este puede ser reutilizado como biodiésel, o en la fabricación de jabones.

♻️ Ekufal

Destaca la importancia de las Energías Renovables No Convencionales, y de la promoción del uso de residuos y productos sustentables como fuentes de energías limpias.

Sus servicios van enfocados a ofrecer asesorías a empresas e instituciones, y difundir costumbres de reciclaje. Respecto a esto último, su principal proyecto apunta a la recolección y reciclado de aceite vegetal usado para la producción de biodiésel.

♻️ Rendering

Se dedica al retiro, transporte y reciclaje de aceites vegetales usados que se generan en restaurantes a lo largo del país. Actualmente, transforman el aceite de más de 3.000 establecimientos en energía, biocombustibles y otros insumos industriales.

LEER ARTÍCULO COMPLETO

Comentarios

comentarios

Publicación anteriorTodos somos responsables de conservar nuestros Parques Nacionales
Siguiente publicaciónSIC: la red que conecta la energía en el centro de Chile