Con la llegada de los fríos días de invierno, muchas veces nos dan ganas de quedarnos bien abrigados en la cama, tomando un tecito o un café bien caliente, comiendo sopaipillas y viendo alguna buena serie. Pero aunque la tentación por hibernar sea grande, si no queremos tener problemas a la salud… no podemos dejar de lado la actividad física.

Es cierto que cuesta un poco más, pero lo ideal sería no ser sedentarios y, en lo posible, practicar algún deporte. Porque, como ya sabemos, esto tiene múltiples beneficios para el organismo, partiendo por reforzar el sistema inmunológico, el que en estos meses de bajas temperaturas se ve puesto a prueba.

Y, aunque sea en invierno, nunca debemos olvidar que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda realizar al menos 150 minutos de actividad física moderada a la semana, para mantenerse en forma y disfrutar de una buena calidad de vida.

Tentador… pero no nos podemos descuidar de la salud. Por eso es importante realizar actividad física en invierno.

Ésta puede ser dividida en sesiones de una duración mínima de diez minutos. Por ejemplo, dar una vuelta a la manzana al día, caminar unas cuadras a mayor velocidad, o usar las escaleras en vez del ascensor, bajarse una estación de Metro antes y caminar hacia la casa, etcétera.

Fortalece el corazón

“Al realizar actividad física en invierno nuestro cuerpo mejora su termorregulación; por ende, la sensación de frío es menor y, como consecuencia, disminuye la ansiedad por ingerir comida calórica”, asegura Andrea Hernández, profesora de educación física de la Universidad Católica de la Santísima Concepción.

Claro, porque, por lo general, la sensación de frío nos lleva a comer una serie de alimentos que tienen un mayor contenido calórico, tales como masas, dulces, guisos calientes y comidas abundantes. Lamentablemente, esto nos llevará inevitablemente a un aumento de peso.

Para la especialista, hacer ejercicio en un clima frío fortalece el corazón, ya que hace que éste deba esforzarse más para distribuir la sangre caliente por el cuerpo: “Si la gente practica deportes con regularidad durante el invierno, las probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares en un futuro se reducirán considerablemente”, asegura.

Todas las opciones son válidas. Una de ellas es realizar yoga algunas veces por semana. ¡Anímate!

“Ejercitar al aire libre en estas fechas aumenta la quema de calorías hasta en un 30%, porque el cuerpo debe trabajar más para regular su temperatura interna frente los elementos externos, y esto lo consigue consumiendo más calorías y parte de la grasa acumulada”, agrega.

Hidratación

También se debe considerar que, al realizar deporte en invierno, estaremos acumulando vitamina D. “Aunque haga frío, la exposición al sol aporta los mismos nutrientes que en otras fechas, entre ellos esta importante vitamina responsable de mantener los huesos fuertes”, explica Hernández.

Una muy buena idea es empezar a ocupar más las escaleras. Verás cómo te vas sintiendo mejor.

Por último, la experta recuerda que, aunque sea invierno, no nos debemos olvidar de la hidratación al entrenar: “La tendencia es relacionar la importancia de la hidratación con el calor, pero el esfuerzo extra genera una importante pérdida de agua, que se debe compensar para evitar la aparición de la fatiga y la reducción del rendimiento”, concluye.

Así que ¡no te entregues a la flojera en este invierno! Recuerda que en las épocas más frías se puede realizar el mismo tipo de actividad física que en otras estaciones del año. Lo importante es moverse y ser constante. ¡Anímate!

LEER ARTÍCULO COMPLETO