El fin de semana es una oportunidad ideal para compartir junto con familiares y amigos. Si buscas alejarte de los tacos, el ruido y la contaminación… pero quieres ir a un lugar cercano y sin que tu billetera sufra demasiado, ¡toma nota de estas entretenidas opciones!

Te presentamos cuatro alternativas de viajes cortos, los que puedes hacer en tu propio auto o, si lo prefieres, tomando locomoción colectiva.

⛱ Litoral central

¿Quieres sentir la brisa marina? Agarra tu mochila y date una vuelta por balnearios como El Quisco o Algarrobo, que están a no más de una hora y media de Santiago. Allí podrás pasear por la playa y sentarte a comer en alguno de sus ricos y pintorescos restaurantes.

Una original opción es visitar la quebrada de Córdova, un valle fluvial con espesos matorrales y bosques mediterráneos. Además, estarás cerca de localidades como Punta de Tralca e Isla Negra, lugar donde se encuentra la Casa Museo del poeta Pablo Neruda.

¿Cómo llegar? En auto, por la Autopista del Sol, o en buses que cobran cerca de $5.000 desde Santiago (con acceso por la Ruta 68).

? Metrotren a Rancagua

Si has viajado mucho, bien sabes que el recorrido es tan importante como el destino. Por lo mismo, viajar en Metrotren será una buena alternativa para llegar en menos de dos horas a Rancagua, desde la Estación Central.

En esta ciudad podrás conocer la Plaza de los Héroes, lugar donde se desarrolló la batalla que puso fin a la primera etapa de la Independencia de Chile, en 1814. En sus alrededores encontrarás la catedral o El Sagrario de Rancagua, la Iglesia de la Merced (refugio de las tropas patriotas) y, a pocas cuadras, el Museo Regional.

Si deseas extender tu estadía en la zona, puedes realizar un recorrido que incluya Sewell, un pequeño vestigio del pasado minero de la zona, para luego seguir camino en un bus local al Parque Nacional Río los Cipreses y así disfrutar del entorno natural. Puedes acampar en el parque o retornar a la capital.

? Pomaire

Si buscas relajación pero también cultura criolla, entonces Pomaire es el destino. Este pueblito ubicado 50 km al oeste de Santiago se llena de vida durante el fin de semana, cuando los visitantes llegan para deslumbrarse con su cerámica en greda, el pastel de choclo y las tradicionales “empanadas de un kilo”.

Algunas casonas de adobe fueron reacondicionadas como talleres y tiendas, donde podrás observar en vivo y en directo cómo los artesanos dan forma a sus ollas, pequeños pocillos y a los tradicionales “chanchitos de greda”.

Puedes llegar en auto por la Ruta 78 (Autopista del Sol) y, en menos de una hora, verás el desvío a Pomaire. Otra opción es tomar un bus desde el terminal San Borja, en Estación Central.

? Cajón del Maipo

Dada su cercanía y fácil acceso, éste es un clásico panorama de relajo para los capitalinos. En este lugar se encuentra el Río Maipo, el cual nutre con sus aguas al valle de Santiago. Sus cerros y el caudaloso río lo convierten en uno de los mejores sectores para realizar deportes extremos, tales como el rafting.

Allí podrás estar en contacto con la naturaleza y recorrer algunos de los pueblos a lo largo de todo el cajón. Por ejemplo, la plaza de San José de Maipo es muy atractiva, pues cuenta con juegos y una feria de productos típicos, realizados por sus propios habitantes.

Si andas en auto, también puedes acceder al Embalse El Yeso. Y si te gusta el trekking, de seguro querrás hacer la caminata que, luego de aproximadamente tres horas desde el pueblo de Baños Morales, te llevará al Glaciar San Francisco, en pleno Monumento Nacional El Morado.

Puedes llegar en auto o un bus (tómalo en la estación Bellavista de La Florida de la línea 5 del Metro).

LEER ARTÍCULO COMPLETO

Comentarios

comentarios

Publicación anteriorEscuchar música en vivo te hace bien
Siguiente publicaciónTipos de carne y huella de carbono