Estamos (mal) acostumbrados a que en los negocios o en el supermercado nos den bolsas plásticas aunque compremos un paquete de galletas. Las recibimos sin cuestionarnos el daño que le hacemos al planeta cada vez que aceptamos una que después se convertirá en… basura.

Por eso, es hora de tomar conciencia. ¡No usemos más bolsas de plástico! Digamos que no cuando vayamos a comprar o, en su defecto, echemos las cosas a la mochila, a la cartera o llevemos una bolsa de tela que podremos reutilizar cuantas veces queramos.

Pero el cuidado del medioambiente no depende sólo de los consumidores. Por eso, también tenemos que exigir que el comercio empiece a eliminar las bolsas y los envases de plástico, tal como lo han hecho algunas autoridades en Chile y el mundo, que ya han prohibido su uso.

Un supermercado en Amsterdam encontró la solución para que le gente consuma menos plásticos: simplemente, no vende productos envasados con ese material.

Pasillo libre de plástico

Pero se necesita algo más que prohibir: se necesita compromiso real con la causa ecológica, con iniciativas que promuevan un cambio en nuestros hábitos. Eso es precisamente lo que hicieron en Amsterdam, desde donde nos invitan a comprar en un lugar que tiene una sección completa libre de plástico.

Estamos hablando de Ekoplaza, una cadena neerlandesa de supermercados que promueve un estilo de vida saludable y amigable con el planeta. Para eso ofrece productos 100% orgánicos, a un precio justo que satisface a los clientes y también a agricultores y productores.

No conformes con eso, sorprendieron al mundo con una medida que aplaudimos desde Chile: a contar del 27 de marzo de 2018 tendrán un pasillo en el cual no se ofrecerá ni un solo producto que sea envasado con plástico, sino que se venderán a granel o envueltos en otros materiales como vidrio, papel o cartón.

Esta sección de Ekoplaza se convertirá en un el primer laboratorio experimental del mundo, con más de 700 productos que abarcan desde la carne, lácteos, frutos secos, frutas, verduras y bebidas, entre muchos otros.

Ekoplaza vende productos a granel o en envases de cartón, porque quiere que los consumidores tomen conciencia de que no necesitan el plástico en sus vidas.

¿Qué se viene?

Aparte de la sucursal piloto, ubicada en Jan Pieter Heijestraat, la cadena pretende replicar este medida en los 74 supermercados que tiene en los Países Bajos, y se espera que la segunda tienda con un pasillo libre de plástico sea abierta en junio de este año, en la ciudad de La Haya.

Además, Ekoplaza está trabajando para que todos los embalajes que ponen a disposición del público no sean confeccionados con derivados del petróleo, para disminuir las emisiones de carbono, hacerlos más biodegradables y asegurar los recursos naturales en el futuro.

Otras marcas han manifestado su intención de replicar la experiencia en sus respectivos países, apoyados por organizaciones sin fines de lucro, tales como la británica A Plastic Planet, que también lucha por la erradicación del plástico de nuestras vidas. Como nosotros. Como Ekoplaza. Gefeliciteerd!

LEER ARTÍCULO COMPLETO

Comentarios

comentarios

Publicación anteriorEl cooler solar
Siguiente publicaciónMobike, bicicletas compartidas que puedes usar cuando y donde quieras