No hay plazo que no se cumpla, ni deuda que no se pague. En este caso, nos referimos a la entrada en vigencia de la segunda parte de la ley de etiquetado de alimentos, que comienza a regir el 27 de junio de 2018. ¿En qué consiste? Vamos viendo…

Para hacer un breve repaso, la ley de etiquetado entró en vigencia en junio de 2016 y consiste, en resumen, en alertar a los consumidores respecto del exceso de algunos nutrientes en los alimentos.

Así, actualmente, un producto está sujeto a llevar un sello de “alto en” en su envase cuando, en 100 gramos, supera alguno o todos estos límites:

  • 350 calorías.
  • 800 miígramos de sodio.
  • 22,5 gramos de azúcares.
  • 6 gramos de grasas saturadas.

Ley de Etiquetados – parte 2

Probablemente muchos no sabían que esta ley tiene una segunda parte. No es un reemplazo de la ley original, sino más bien un complemento para subir los estándares de exigencia y así determinar si un alimento debe llevar o no etiquetados.

A partir del 27 de junio del 2018, la ley será más estricta. Los envases llevarán etiquetado si es que en base a los mismos 100 gramos, los alimentos contienen:

  • Más de 300 calorías.
  • Más de 500 miligramos de sodio.
  • Más de 15 gramos de azúcares.
  • Más de 5 gramos de grasas saturadas.

Es decir, para determinar qué alimentos están libres de sellos y cuáles deben llevarlos, se consideran menores cantidades de gramos por cada nutriente, en relación con la ley que regía antes, lo que hace que la actual ley sea más estricta.

Como consumidores nos surgen preguntas como: ¿aumentará la cantidad de alimentos con sellos? ¿Cuántos de aquéllos que estaban en el límite de pasar a tener sellos, ahora los tendrán? Solo por mencionar algunas…

Desde esa misma mirada, esperamos que las respuestas sean favorables para los consumidores, y que idealmente los encargados de elaborar esos alimentos reformulen sus productos, para que sean libres de sellos y así evitar que surjan eventuales perjuicios a la salud por el exceso en su consumo.

No hay que olvidar que esta es una ley para tomar una decisión de compra más informado, y tal como sugiere el Ministerio de Salud, optar por los que no tienen sellos en sus envases, ya que si nos alimentamos mejor y mantenemos un estilo de vida saludable, tendrá un impacto positivo en nuestra calidad de vida.

LEER ARTÍCULO COMPLETO