Pese a que nos preocupa la vida sana, entre tantas exigencias diarias se nos pasan las horas y no nos hacemos el tiempo para ejercitar. De hecho, según la última Encuesta Nacional de Hábitos de Actividad Física y Deportes, sólo el 31,8% de la población practica actividad física y deportes, independientemente de su frecuencia semanal.

Por supuesto que se trata de una cifra muy baja, considerando que en los últimos años los índices de obesidad han aumentado en Chile, partiendo por las mujeres, que lideran los índices de obesidad en Sudamérica, según un informe nutricional de la FAO.

Éste es un panorama triste, no sólo porque hacer actividad física es sano para la salud del cuerpo, sino también para el espíritu. Si nos mantenemos activos, nos sentiremos mejor en lo emocional y lo psicológico. En definitiva, veremos cómo mejora considerablemente nuestra calidad de vida.

Por eso, nuestro llamado y nuestro consejo siempre será a hacerse el tiempo para salir a trotar, ir al gimnasio, nadar… o simplemente caminar por la ciudad o los diversos parques que ofrece.

Sabemos que no todos tenemos la posibilidad de correr en paisajes idílicos, porque nos encontramos en la ciudad o simplemente porque no hay tiempo.

Electroestimulación

Sin embargo, sabemos que hay muchos que, efectivamente, no tienen tiempo. Para ellos existen otras formas de mantener su cuerpo en constante ejercicio. Una de ellas es la electroestimulación muscular, un método de entrenamiento que dura 20 minutos y que sirve para este objetivo.

“Se obtiene en 20 minutos los beneficios del ejercicio de una hora o una hora y media, ya que se potencia la contracción muscular. El músculo se fatiga más rápido y el ejercicio es más eficiente en menos tiempo”, explica el kinesiólogo Tomás Alcaide ,de Fast La Reina. 

La Estimulación Eléctrica Muscular (EMS) es la respuesta a la contracción muscular usando impulsos eléctricos de baja y media frecuencia. Se genera con un electroestimulador y se transmiten a los músculos con electrodos.

Para esto la persona, mientras hace una rutina de ejercicios, debe vestir un biotraje húmedo con electrodos que son distribuidos para ejercitar distintos grupos musculares a la vez. Durante toda la sesión se monitorea su frecuencia cardíaca.

Los ejercicios tienen que ser supervisados para no generar daño muscular o lesiones.

Condiciones

Hay que vestir un biotraje húmedo con electrodos que ejercitan distintos músculos.

Ojo, porque es importante que la rutina sea supervisada y no dure más allá del tiempo establecido, porque si la gente no está acostumbrada a la actividad física el impacto de ejercitar de más puede generar daño muscular o alguna lesión.

Además, el proceso debe ser acompañado de una nutrición adecuada, para producir resultados efectivos. “Se genera conciencia de la correcta combinación de alimentación y ejercicio. Es un cambio no solo en su estado físico, sino que también en su salud mental”, asegura la nutricionista Patricia Zavala, de MoreFit.

Así que, si eres de los que usan la falta de tiempo como argumento para no hacer ejercicios, la electroestimulación puede ser una alternativa que ahora te deja sin excusas para cuidarte, sentirte bien y tener una mejor calidad de vida.

LEER ARTÍCULO COMPLETO

Comentarios

comentarios

Publicación anteriorCabo de Hornos y Juan Fernández ya son parques marinos
Siguiente publicaciónE-SIV, el primer auto eléctrico de SsangYong