Para la tranquilidad de los seguidores de esta aventura, Coni y César están bien… y más que felices. Lograron hacer dedo desde Anchorage hasta Homer, un pequeño pueblo visitado por turistas y pescadores.

Se quedaron en un camping del pueblo, donde descansaron y recuperaron energías, para empezar el pedaleo de vuelta a Anchorage en medio de paisajes decorados por una cadena montañosa.

Fueron 88 kilómetros en bicicleta, hasta hacer la primera parada, en un camping ubicado en Clam Glouch, donde es posible disfrutar de la luz del día hasta pasadas las 23:00 horas; y, al día siguiente, el sol vuelve a salir a las 4:30 de la mañana.

El plan era recorrer unos 80 kilómetros, que terminaron siendo casi 110 km. La imposibilidad de encontrar un camping disponible para pasar la noche en Cooper Landing y el Russian River, los obligó a pedalear más de lo presupuestado.

Estuvieron preocupados por no tener dónde pasar la noche, pero recibieron una ayudita: mientras estaban afuera de una pizzería, ¡se acercaron 3 personas y les ofrecieron alojamiento en su cabaña! En menos de una hora estaban descansando y recuperando energías.

Uno de los anfitriones les ofreció llevarlos hasta Anchorage al día siguiente y, por supuesto, aceptaron. Una vez de vuelta en su centro de operaciones comenzaron a planificar una nueva ruta: Palmer, a 80 kilómetros de Anchorage, donde se encuentran actualmente.

¿Qué sigue? Esperamos saberlo pronto. Mientras esperamos ansiosos el nuevo reporte y más fotos de una belleza que nos deja encantados.

LEER ARTÍCULO COMPLETO

Comentarios

comentarios

Publicación anteriorLa temperatura ideal en tu casa también depende de las ventanas
Siguiente publicaciónInclusión: aún falta, pero vamos por buen camino