En una conversación informal, se suele hacer referencia al cartón como sinónimo de una situación u objeto poco duradero, frágil, endeble, porque son todas características propias del cartón común y corriente.

Sin embargo, una compañía israelí comenzó a trabajar desde hace un par de años para cambiar esta (mala) fama del cartón. Su objetivo es fabricar productos en base a este material reciclado que sean resistentes, de gran calidad y asequible para todos.

Pero la sostenibilidad en el uso de materiales reciclados no es la única que se relaciona con el cuidado del medioambiente. También han diseñado un cuidadoso plan de trabajo, cuyo objetivo es hacer comercio justo, para que los precios sean atractivos y, por otra parte, se generen empleos en las distintas comunidades.

Cardboard

Desde sus inicios, este emprendimiento determinó que el corazón del negocio debía estar del lado de la innovación social y ambiental. Para abordar este último aspecto, surgió la idea de utilizar el cartón reciclado para fabricar productos que tuvieran un impacto positivo en la sociedad.

Con esta premisa decidieron qué objetos diseñar: bicicletas y sillas de ruedas. Por una parte, y como les hemos contado, la bicicleta es un medio de transporte que puede transformar sociedades, como herramienta para mejorar la calidad de vida de las personas.

Este es un prototipo de las bicicletas de Cardboard.

A su vez, las sillas de ruedas son una necesidad para un segmento importante de la población. Las “tradicionales” son costosas, y Cardboard pretende fabricarlas y venderlas a un precio mucho más bajo, para hacerlas asequibles para todo aquél que necesite una.

Todo esto gracias la tecnología desarrollada por esta empresa, que si bien no han querido revelar la fórmula secreta, hasta ahora se sabe que han logrado testear algunos prototipos de bicicletas, que han resultado ser exitosos.

Así luce el prototipo de la silla de ruedas, que promete ser más barata que una convencional.

El valor agregado

Desde Cardboard han sido muy cuidadosos con el lanzamiento de sus productos al mercado. Si bien han conseguido el financiamiento necesario para vender, aún no comienza “oficialmente”. Una de las pruebas de fuego –impuesta por ellos mismos- consiste en que el fabricar en gran escala, sus productos no pierdan la calidad.

Este será el primer producto que lanzarán al mercado: la bicicleta de balance dirigida a los más chicos.

Sin embargo, ya decidieron cuál será el primer producto que venderán. Será la bicicleta de equilibrio para niños. ¿La razón? Quieren enviar un potente mensaje a los padres, pero sobre todo a los más pequeños: la bicicleta que están usando está hecha con materiales reciclados, con toda la ganancia medioambiental que esto implica.

Estas bicicletas de equilibrio están diseñadas para que duren entre 3 a 5 años, para que después de su vida útil el material con el que fueron fabricadas pueda volver a ser utilizado… eventualmente para fabricar un nuevo objeto. Qué lindo círculo virtuoso, ¿no creen?

En Cardboard piensan en grande, ya que luego de tener en el mercado los tres productos ya descritos, proyectan diseñar otros. Por ejemplo, viviendas de emergencia para países que han sufrido algún desastre natural.

Creemos que sus productos serán un éxito y esperamos que lleguen a Chile. Les están haciendo un bien al planeta y a las personas, abriendo el acceso a diversos artículos a bajo costo, con un impacto mínimo en el medioambiente.

LEER ARTÍCULO COMPLETO

Comentarios

comentarios

Publicación anterior¡No más pajitas, por favor!
Siguiente publicaciónCertificación Edificio Sustentable (CES)