Las Energías Renovables No Convencionales (ERNC) son una alternativa limpia a fuentes tradicionales como el carbón o el petróleo; dicho de otra forma, las ERNC tienen un bajo impacto en el ambiente. Por eso este tipo de matriz energética está cada vez más masificado en países desarrollados.

En Chile también hemos avanzado en la generación eléctrica gracias a las ERNC, principalmente con parques solares y eólicos. Por ejemplo: en 2014 la capacidad instalada era del 7% del total de la energía producida, mientras que en 2017 la cifra alcanzó el 17%.

En el mundo la tendencia es similar, tanto así que en Alemania están llevando a cabo un proyecto cuyo objetivo es el desarrollo, implementación y uso de una matriz energética limpia que sea capaz de cubrir todos los aspectos requeridos en la sociedad. Todos.

Proyecto Copérnico

El nombre se debe a su propósito de cambiar el paradigma energético (tal como lo hizo Copérnico en el siglo XVI), y dejar de depender de los combustibles fósiles, para basar el desarrollo de la sociedad en las energías renovables.

Para concretar este proyecto de 10 años (2015-2025), el Gobierno alemán invirtió 400 millones de euros y convocó a 230 instituciones públicas, privadas, universidades y la sociedad civil para enriquecer las visiones y el debate.

Copérnico es el “proyecto madre”, del cual se desprenden cuatro ejes temáticos de investigación:

1️⃣ Ensure

Por el momento sólo es posible constatar cómo plantas de energías renovables inyectan energía al sistema centralizado. Si bien esto ya es un gran avance, el proyecto Ensure está enfocado en una transformación completa de la red.

Es decir, están desarrollando una red eléctrica que responda de manera adecuada a las variaciones del suministro de energía solar y eólica, versus la demanda de energía. Hay que considerar que el volumen de energía que se genera depende también de factores externos, como la disponibilidad de las fuentes renovables como el sol y el viento).

Por otra parte, Ensure contempla la digitalización de los procesos (generación, suministro distribución, etcétera) e informar y educar a la sociedad respecto de la tecnología e infraestructura que se utilizará en la futura red.

2️⃣ Power to X

Está enfocado en soluciones y alternativas para el almacenamiento de las energías renovables. Por la naturaleza en que se generan, en días de verano o con más viento, el volumen de generación será mayor. Entonces, ¿cómo aprovechar el “excedente” de manera eficiente?

Algunas de las posibilidades son: sustancias gaseosas como el hidrógeno o el metano (Power to gas); líquidos, como combustibles para la movilidad (Power to liquid); y productos químicos básicos para esa industria (Power to chemicals).

3️⃣ SynErgie

Hay industrias que consumen grandes cantidades de energía para su funcionamiento. El desafío de SynErgie es adaptarse a un suministro fluctuante, como lo será el de las ERNC.

Esto supone una oportunidad para estas industrias, ya que eventualmente los costos en el suministro de energía podrían caer, junto con las emisiones de CO2, dado que la energía requerida para operar proviene de fuentes limpias.

4️⃣ ENavi

Este proyecto cumplirá un rol de articulador entre todos los entidades que forman parte de la sociedad y que se ven involucrados con este cambio: las organizaciones, políticas y sociales, las empresas, los consumidores y los ciudadanos.

Si bien éste es un proyecto cuyo alcance e implicancias está pensado para el territorio alemán, no descartan que sus resultados puedan servir para influir en otros países que están siguiendo el mismo camino.

Esto es tomarse en serio una temática que, más temprano que tarde, será una realidad. Y cuando ello ocurra, el trabajo de una década se podrá ver reflejado.

LEER ARTÍCULO COMPLETO