Puede parecer nada más que una frase bonita, pero es la pura verdad: ¡la energía mueve al mundo! Claro que no es sólo una, sino que de muchos tipos diferentes, de acuerdo con la fuente que la produce.

En nuestra vida cotidiana recurrimos a la energía para utilizar los aparatos tecnológicos y los electrodomésticos del hogar, para movernos de un lugar a otro, etcétera. Todo, absolutamente todo, está impulsado por algún tipo de energía.

iluminacion-led-interior
Las ampolletas LED son las que entregan la mayor eficiencia, ya que pueden alcanzar ahorros de hasta un 90% de energía.

El tema es que no siempre lo hacemos de la mejor manera: a veces la usamos mal o, simplemente, la desperdiciamos. Esto tiene consecuencias tanto a nivel personal y en términos ecológicos, porque aumentamos la demanda en cuanto a la producción de energía.

Para combatir este problema existe un concepto que se ha hecho muy conocido, sobre todo en el último tiempo. Nos referimos a la eficiencia energética (representada muchas veces con la sigla EE). Acá te explicamos de qué se trata.

Aprender a gestionar

El Ministerio del Medio Ambiente define la eficiencia energética como el “conjunto de acciones  que permiten optimizar la relación entre la cantidad de energía consumida y los productos y servicios finales obtenidos. Esto se puede lograr a través de la implementación de diversas medidas e inversiones a nivel tecnológico, de gestión y de hábitos culturales en la comunidad”.

Es decir, usar las energías de forma más inteligente… de tal modo de no desperdiciarlas y sacarles el máximo de provecho. Con esto se busca mejorar la gestión energética de instituciones y personas, pero sin disminuir la calidad de vida ni la eficiencia de los aparatos tecnológicos.

wenu
Wenu es un servicio que permite conocer en detalle, y en tiempo real, tu consumo de energía en el hogar.

Para la Agencia Chilena de Eficiencia Energética (AChEE), esta forma de gestionar la energía “se asocia a un cambio tecnológico, ya sea por la creación de nuevas tecnologías que incrementen el rendimiento de los artefactos, o por nuevos diseños de máquinas y espacios habitables, los que pueden disminuir la pérdida de energía por calor”.

Sin embargo, también reconoce que “la reducción en el consumo de energía puede estar vinculada a una mejor gestión o cambios en los hábitos y actitudes”.

Esto quiere decir que, con nuestras acciones cotidianas, podemos tener un mejor rendimiento energético. Entre otras ideas que ya te iremos contando, podemos recomendarte:

No sólo electricidad

Si bien en términos proporcionales es una de las que más se utiliza diariamente, cuando hablamos de eficiencia energética no sólo nos referimos a la electricidad, sino que también a otros tipos que derivan de fuentes no renovables, como el petróleo y sus derivados.

En este sentido, también se están haciendo esfuerzos por generar conciencia sobre la eficiencia energética en el transporte, para lo cual se ha instaurado el concepto de conducción eficiente.

Le eficiencia energética es el conjunto de acciones que permiten optimizar la relación entre la cantidad de energía consumida y los productos y servicios finales obtenidos.

Pero, a grandes rasgos, ¿de qué se trata esta idea? Según la AChEE, “es el tipo de conducción que obtiene un mayor rendimiento de combustible durante el viaje, utilizando técnicas para que los vehículos no trabajen de más”.

Para esto, se han descrito varios consejos que todo chofer puede poner en práctica en sus viajes diarios. Algunos de ellos son: utilizar el aire acondicionado en forma racional; usar la primera sólo para partir; enganchar siempre que se pueda; y parar el motor en detenciones prolongadas.

Los beneficios

En una reflexión reproducida en el sitio web del Ministerio de Energía, el ministro Máximo Pacheco escribió que “la importancia de la eficiencia energética radica en que un menor consumo de energía implica menor gasto para nuestros hogares, a veces muy significativo, y que les permite adquirir otros bienes y servicios”. Adicionalmente, recalcó que “implica cielos más limpios y menores emisiones de gases de efecto invernadero que impactan el cambio climático”.

Así, de modo general, la AChEE enumera claramente los beneficios de la EE:

✅ Para el medioambiente

  • Disminuye el consumo de recursos naturales.
  • Disminuye la emisión de gases contaminantes, como el CO2
  • Reduce el deterioro al medio ambiente asociado a la explotación de recursos.
  • Reduce el impacto de los Gases de Efecto Invernadero (GEI), lo que significa menores daños a la salud.
  • Reduce el daño ambiental y la contaminación, disminuyendo el aporte al cambio climático.

✅ Para la economía

  • Reduce el consumo de combustible en el transporte en general, tanto privado como público.
  • Disminuye los costos de producción u operación de las empresas, mejorando la competitividad de las empresas.
  • Reduce los gastos de energía en los hogares, lo que es especialmente relevante para las familias de más bajos ingresos.

✅ Para el país

  • Disminuye la vulnerabilidad del país por dependencia de fuentes energéticas externas.
  • Aumenta la seguridad del abastecimiento de energía.
  • Mejora la imagen del país en el exterior, lo que podría disminuir las barreras de exportación y fomentar el turismo ecológico.

Por todo esto, es fundamental que todos sepamos qué es y cómo procurar una mayor eficiencia energética, debido a que, tal como explica el video que te mostramos a continuación, es la forma más económica, segura y limpia de utilizar energía… sobre todo en tiempos de crisis mundial, donde los recursos comienzan a escasear.

LEER ARTÍCULO COMPLETO