Las políticas en pro de vivir en armonía con nuestro entorno -y, en consecuencia, entre nosotros mismos- que ha implementado Providencia son conocidas. Como también es conocido nuestro espíritu, que va en esa misma línea.

De hecho, uno de los temas que nos preocupan, y de los que hemos hablado, es del excesivo uso de bolsas plásticas. Es por eso que preferimos las bolsas reutilizables y les hemos comentado cómo sacarles el mayor provecho posible cuando vamos de compras:

De hecho, según datos publicados en el sitio de la Municipalidad de Providencia, una bolsa plástica dura alrededor de 10 minutos en nuestras manos, mientras las usamos. Posteriormente, cuando es desechada, demora 300 años en desaparecer del planeta. Tristemente impactante.

No + bolsas de plástico

La alcaldesa Evelyn Matthei, junto al futbolista Jorge Valdivia en el lanzamiento de la campaña.

Las autoridades de Providencia anunciaron la puesta en marcha de un programa cuyo objetivo es desincentivar el uso de bolsas plásticas. El plan contempla 3 ejes fundamentales para lograr su objetivo:

  • Se hará una campaña educativa para desincentivar el uso de bolsas plásticas en la comunidad. La idea es acostumbrarla a ocupar aquellas que son reutilizables.
  • Llevarán a cabo convenios con locales comerciales que quieran adherir al programa.
  • Crearán una plataforma online donde se hará público a los actores involucrados y comprometidos con la sustentabilidad en la comuna.

Queremos ayudar como comuna a crear conciencia. Que las personas y el comercio entiendan, no por medio de una prohibición, sino por convicción, que deben sumarse y comprender, que no es necesario que para cada compra se entregue una bolsa plástica”, señaló la alcaldesa Evelyn Matthei.

El Ejemplo de Antofagasta

En la capital de la segunda región ya tienen experiencia con este tipo de medidas. Implementaron un programa al que denominaron “No dejes a Antofagasta hecha bolsa” basado, principalmente, en la participación de cinco grandes cadenas de supermercados, las cuales gradualmente irán entregando cada vez menos bolsas de plástico.

El plan comenzó con una marcha blanca en febrero de 2017 y, a la fecha, reportan que se han dejado de entregar 2 millones de bolsas plásticas. Un excelente ejemplo en el que se podrían inspirar cada vez más comunas. 👌🏼

La meta de Antofagasta es ambiciosa, pero no imposible de lograr: “Existe un gran desafío medioambiental para las próximas semanas, recordando que el 1 de enero de 2018 no se van a emitir más bolsas de plástico en los supermercados”, afirmó la alcaldesa Karen Rojo.

Ambos planes coinciden en que la clave está en la educación y en generar un cambio en los hábitos de la comunidad. Tal como lo está haciendo Antofagasta y Providencia, cada uno de nosotros también puede contribuir al desincentivo en el uso de bolsas plásticas teniendo siempre a mano una reutilizable.

LEER ARTÍCULO COMPLETO

Comentarios

comentarios

Publicación anteriorPara que trabajar no se vuelva ‘una tortura’…
Siguiente publicación¡Esto es reciclar con estilo!