Como sabemos, Chile es un territorio fértil para la producción de Energías Renovables No Convencionales (ERNC), gracias a sus condiciones naturales como la alta radiación solar en el desierto. Esto representa una oportunidad que muchos están aprovechando… ¡afortunadamente!

Los beneficiados de esta situación somos todos. La generación y uso de energías renovables por sobre las convencionales, trae como consecuencia el fortalecimiento de una matriz limpia y, por lo tanto, amigable con el medioambiente.

Si miramos las cifras del país, podemos afirmar que vamos por el buen camino: en los últimos 4 años, la matriz de ERNC se ha multiplicado por 200. En otras palabras, si en 2014 había una capacidad instalada de 11 MW, hoy contamos con 2.100 MW.

Estación El Pelícano

Foto: Twitter.

En 2018 las buenas noticias siguen, porque durante los primeros días del año se dio inicio al funcionamiento del parque solar El Pelícano, ubicado en la comuna de La Higuera, región de Coquimbo.

Es la más grande de la región, con 174 hectáreas en donde se emplazan 254 mil paneles solares fotovoltaicos, que producen 110 MW de capacidad instalada. La gracia es que la totalidad será inyectada directamente a la operación del Metro de Santiago. Esto se traduce en un aporte del 42% de sus necesidades energéticas.

Pero ésta no es la única matriz limpia que utiliza el tren subterráneo. El parque eólico San Juan (ubicado en la comuna de Freirina, región de Atacama) aporta con un 18% y, por otra parte, un 16% que proviene de fuentes tradicionales, pero que pasarán a ser renovables en el corto plazo.

Gracias a El Pelícano, San Juan y la conversión de las fuentes tradicionales a renovables, el 76% de la matriz energética del Metro proviene de ERNC. ¡Un gran avance!

“El Metro de Santiago será así el primero en el mundo en operar con este porcentaje de energías provenientes de centrales solares y eólicas. Ningún otro metro ha incorporado tal magnitud de energías renovables no convencionales en su consumo”, señaló la Presidenta Michelle Bachelet.

Una gran noticia para Metro, para los usuarios y para el medioambiente. ¿Ven? ¡Todos ganamos!

LEER ARTÍCULO COMPLETO