caida de agua
Costa Rica es conocida por sus bellos parajes. En ese país tienen bastante lluvia, lo que permite que la energía hidráulica sea la primera fuente de ERNC.

Costa Rica es un pequeño país ubicado justo en el centro del continente americano. Su capital es San José, y su población bordea los cinco millones de habitantes (muy parecido a la Región Metropolitana, en Chile). Pero, calma, porque ¡ésta no es una clase de geografía.

Si en esta oportunidad estamos hablando de esta nación centroamericana es porque, recientemente, el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) dio a conocer que durante 2016… ¡logró abastecer el 98% de su demanda eléctrica con Energías Renovables No Convencionales (ERNC)!

Según los datos oficiales, los combustibles fósiles representaron sólo el 1,9% de la matriz energética total, permitiendo que las fuentes limpias se tomaran el poder y se distribuyeran la producción de la siguiente manera:

Desde esta perspectiva, los hidrocarburos son complementarios y sólo de contingencia. O sea, cuando la combinación de estas fuentes no alcanzan para sostener la alimentación eléctrica, se toma como última opción la energía térmica que se crea al quemar combustibles (en su mayoría, de origen fósil). Pero si no es necesario, no.

No es algo nuevo

Las autoridades destacan que esta idea de producción lleva tiempo: “Desde mediados del siglo pasado, Costa Rica explota sus fuentes renovablesde manera planificada y equilibrada, mediante una matriz diversa, sostenible, optimizada y económica”, expresa el documento Matriz eléctrica: un modelo sostenible, único en el mundo.

El modelo costarricense ha hecho que, históricamente, más del 90% de la producción eléctrica de ese país se base en las ERNC. De hecho, según el mismo informe citado anteriormente, esto significa contar con la matriz eléctrica más limpia y de mejor calidad de Latinoamérica.

¿Cuál es la razón de que esta apuesta haya resultado tan favorable? Principalmente, la ubicación geográfica del país y sus condiciones geológicas y topográficas, con abundante agua de lluvia y presencia de volcanes activos (especialmente en el norte del país).

Plan nacional

La puesta en marcha de un modelo energético eficiente obedece a una planificación contemplada en un Plan Nacional de Energía, cuya versión más reciente abarca diagnósticos y medidas de acción para ser aplicadas entre los años 2015 y 2013.

En él se destaca expresamente que uno de los objetivos más importantes es “aumentar la participación de las fuentes de energía renovables en la matriz eléctrica nacional, para ofrecer precios de la electricidad que sean lo más competitivos posibles”, porque “estas tendencias tendrían repercusiones positivas sobre el nivel de emisiones de Gases de Efecto Invernadero, GEI”.

grafico comparativo costa rica
A nivel mundial, sólo el 20% de la electricidad se genera con energías renovables, mientras que en Costa Rica, históricamente, ese porcentaje ha sido superior a 90%. (Fuente: International Energy Agency, 2014).

Es más, dentro de esta normativa se incluye una que es aun más explícita. Se trata del Programa Nacional de Energías Renovables No Convencionales. Éste plantea otro asunto importante: la multiplicidad de recursos naturales, para no depender de uno u otro.

“Costa Rica, al igual que muchos otros, se encuentra ante el desafío de una transición en busca de seguridad energética. Actualmente se depende mayoritariamente de energía hidráulica, y ante la presencia de una evidente variabilidad climática, se hace necesario optar por energías renovables no convencionales que den seguridad al sistema y se ajusten tanto a las necesidades del país como a los cambios tecnológicos”, expresa literalmente.

“El aumento de la oferta de electricidad generada con fuentes renovables evitará elevar la participación relativa de la energía térmica dentro de la matriz eléctrica” (Plan Nacional de Energía de Costa Rica).

Tal como ocurre en la isla Ta’u, donde el 100% de la electricidad es producida gracias al sol, éste es un muy buen ejemplo de que sí es posible tener una matriz energética combinada, con una alta presencia de las ERNC. Así estaremos siendo más responsables con el cuidado del planeta y, a su vez, no dependeremos de una sola fuente de energía.

Desde acá miramos hacia Centroamérica con mucha ilusión. Es cierto que nuestra población es por lo menos tres veces más grande. Pero vamos por buen camino, porque Chile acaba de obtener el primer lugar en el ranking de inversión en ERNC… Así que sólo nos queda pensar que nos espera un futuro esplendor.

LEER ARTÍCULO COMPLETO