El Ministerio de Vivienda y Urbanismo y el Ministerio de Energía han desarrollado el Programa de Calificación Energética de Viviendas (CEV), que al igual como ocurre con los electrodomésticos, busca generar conciencia sobre la eficiencia energética de las viviendas nuevas.

Los criterios de evaluación de este programa son, básicamente, su comportamiento térmico y la cantidad de energía que requieren para su funcionamiento.

De esta manera, al elegir una casa o un departamento nuevo, podremos saber si estamos haciendo una compra eficiente o no (lo que se traduce en beneficios medioambientales y económicos en el mediano y largo plazo). Esto porque la CEV etiqueta a las viviendas con una letra de la A a la G, entregando información sobre cuán eficiente es.

¿Cómo se hace?

Los edificios nuevos deberán contar con una etiqueta que certifique su nivel de eficiencia energética.

Para calificar una vivienda se establece un medio de comparación, lo que se denomina vivienda base: una casa hipotética que cumple con los requisitos mínimos exigidos en la Ordenanza General de Urbanismo y Construcción (OGUC). Por ejemplo, se considera que, por defecto, usa agua caliente sanitaria a gas licuado y equipos estándar para calefacción e iluminación.

Esta vivienda base tiene una etiqueta de eficiencia energética E (consumo promedio de 19.200 kWh/año). De ahí en adelante, toda la información incorporada en las tablas de cálculos sobre mejoras en materiales, sistemas bioclimáticos o fuentes de energía renovable van aumentando el nivel de ahorro energético de la vivienda.

Esto significa que, mientras más aumente el porcentaje de ahorro energético, la casa o el departamento pueden optar a una mejor calificación. Ésta dura diez años… o hasta que se realicen modificaciones a la arquitectura original, debidamente recepcionadas en la Dirección de Obras Municipales (DOM).

Categorías

De acuerdo con la normativa vigente desde 2007, la base estándar es la letra E. Ésta no es la última categoría contemplada en la etiqueta CEV, donde la casa más eficiente tendrá una calificación A (con un 80% de ahorro energético respecto de la vivienda base).

LAs categorías, de la A y la E, representan porcentajes distintos de eficiencia energética, donde el ahorro respecto de la vivienda base puede alcanzar:

  • La letra A: hasta un 80% de ahorro
  • La letra B: hasta un 60% de ahorro.
  • Las letra C: hasta un 50% de ahorro.
  • Las letra D: hasta un 30% de ahorro.

Por otro lado, también existen las categorías F y G, que representan a las casas construidas según las exigencias térmicas de la OGUC 201 y aquéllas construidas sin ninguna exigencia térmica, respectivamente. Esto no debería darse porque significa que no se están considerando los actuales estándares mínimos normativos.

Captura de pantalla 2017-08-07 a las 11.00.03 a.m.

Metodología

Captura de pantalla 2017-08-07 a las 12.05.24 p.m.
Logo de la primera etapa: preevaluación. Fuente: MINVU.

Existen dos etapas: una precalificación y una calificación. La primera es realizada con el permiso de edificación del proyecto aprobado por la Dirección de Obras Municipales de la comuna. Éste es un referente para el proyecto, sirviendo también 

de guía para la modificación de elementos que puedan resultar perjudiciales en la calificación y que bajen su categoría energética.

Una vez que la vivienda es construida y recepcionada por la DOM, se puede dar paso a la segunda etapa, que es optar por una calificación definitiva. Así, el informe de calificación entrega dos letras finales, que se incluyen en la etiqueta:

Captura de pantalla 2017-08-07 a las 12.04.30 p.m.
Logo de la calificación (segunda etapa). Fuente: MINVU.

✅  Calificación de la arquitectura: es decir, diseño bioclimático, aislación térmica e incidencias del entorno (como sombras de edificios vecinos). Por ejemplo:

  • Aislación térmica en techumbres.
  • Tipo de ventanas.
  • Films en vidrios de ventanas.
  • Elementos de sombreamiento en ventanas.
  • Orientación de las ventanas respecto del sol.
  • Aislación térmica en muros y pisos expuestos al exterior.

✅  Calificación de la arquitectura + equipos + tipos de energía utilizada: esto incluye el comportamiento pasivo de la arquitectura y, además, los sistema de calefacción/refrigeración, sistemas de agua caliente sanitaria y los tipos de energía que éstos utilizan, como:

  • Paneles solares para calentar agua y calefacción.
  • Paneles fotovoltaicos para iluminación.
  • Equipos eficientes para calefacción y agua caliente sanitaria.

A las viviendas que incluyen equipos eficientes e incorporan equipos captadores de energías renovables se les otorga una mejor letra.

Dentro de los muchos criterios que pueden motivar la compra de un departamento nuevo, podemos encontrar uno nuevo: la etiqueta de eficiencia energética de la vivienda. No se trata sólo de una ayuda para el medioambiente, sino que también para el bolsillo.

Beneficios de la CEV

La CEV es una manera de promocionar y potenciar la eficiencia energética y el diseño eficiente en la arquitectura residencial, ya que a medida que la calificación se masifique y se vuelva obligatoria en Chile se estará entregando información real sobre la calidad de la vivienda al comprador, tanto en el nivel de arquitectura como en el los equipos y sistemas que incorpora.

“El ahorro energético no sólo es sólo una medida ambiental, sino que también significa una reducción en los costos de funcionamiento de una casa”.

Por una parte, es útil para publicidad: una buena calificación energética A o B permite competir en el mercado inmobiliario con edificaciones certificadas, lo que entrega un valor agregado real a la oferta.

Cabe recordar que una casa con mala aislación térmica obligará a los residentes a consumir más energía por concepto de calefacción en invierno, y a optar por equipos climatizadores en verano, con tal de refrescar los espacios interiores. Y todo eso cuesta dinero en artefactos y en la fuente energética: electricidad, gas, etc.

Conocer esta información permite comparar las viviendas de forma objetiva, enfocado en la capacidad de ahorro energético, que es un tema muy relevante a largo plazo, ya que el ahorro energético no sólo es sólo una medida ambiental, sino que también significa una reducción en los costos de funcionamiento de una casa.

En el siguiente video, MINVU entrega consejos relacionados con la eficiencia energética a la hora de elegir una vivienda:

LEER ARTÍCULO COMPLETO