Probablemente, ya sabes qué es el consumo vampiro y cómo algunos aparatos eléctricos siguen chupando energía aunque estén apagados. O sea, hablamos de una realidad muy poco sustentable que afecta directamente al planeta y a nuestro bolsillo.

Según el Ministerio de Energía, este consumo standby corresponde a cerca del 10% del uso de electricidad a nivel residencial… O sea, ¡prácticamente gastamos electricidad en nada!

Todos consumen energía a su propio ritmo

No todos los aparatos funcionan igual, y hay algunos que consumen más que otros. Esto depende, por ejemplo, de si la batería está llena o de si están encendidos o apagados, como el computador y los cargadores de celular.

Por eso, aquí te enseñamos algunas características simples de identificar de aquéllos artefactos que siguen consumiendo electricidad, incluso estando apagados:

  • Utilizan control remoto.
  • Poseen una pantalla digital.
  • Usan baterías recargables.
  • Se calientan pese a estar en off.
  • No poseen un botón de “apagado”.

La solución al alcance un dedo

Una forma de prevenir este consumo es desconectar los artefactos eléctricos que no estés utilizando. Es una propuesta bastante simple, pero a veces nos da lata o se nos olvida.

Por eso, una alternativa es la de utilizar un switch… No, no nos referimos a la consola: estamos hablando de las extensiones eléctricas con interruptor, tan simples de apagar o encender con un sólo dedo. Si no sabes a qué nos referimos, es a las típicas zapatillas eléctricas.

Sí funcionan

El mecanismo de funcionamiento de estos aparatos es sencillo de entender: se trata de un dispositivo que no hace otra cosa más que desviar o interrumpir el curso de la corriente eléctrica.

Los beneficios de usar una zapatilla saltan a la vista:

  • Podemos detener el flujo de corriente -y por ende el consumo vampiro- de distintos aparatos con un sólo botón, sin tener que desenchufarlos uno por uno.
  • Así contribuimos con un granito de arena a disminuir el efecto invernadero.
  • Por si fuera poco, también ayudamos a nuestro bolsillo al reducir la cuenta de la luz.

Cómo elegirlos

El Servicio Nacional del Consumidor (Sernac) entrega algunos consejos para elegir la zapatilla indicada. Pon atención para cuando tengas que escoger la tuya:

  • Trae una potencia máxima (en watts). Fíjate en que los aparatos que vayas a enchufar no superen esta tope máximo.
  • Hay algunas que incluyen una luz piloto para saber si la dejaste encendida o no. Puede ser un buen recordatorio para apagarla en la noche o cuando salgas.
  • Deja un espacio entre los enchufes para evitar romper los conectores de otros aparatos. Para el caso de transformadores u otras conexiones grandes, prefiere los extremos.
  • Es importante elegir una extensión adecuada del alargador, dependiendo de la función que le des. Un cable muy largo puedes entorpecer el paso innecesariamente.
  • Finalmente, asegúrate de que la zapatilla esté certificada por la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC).

Hacernos responsables del consumo eléctrico es una tarea muy sencilla. Si quieres ayudar a que todos vivamos en un mundo mejor y, además, quieres gastar menos en tu cuenta de luz… ¡cambia el switch!

LEER ARTÍCULO COMPLETO