Cuando pensamos en un edificio, en general nos gustaría que fuera diseñado de tal forma que pudiera sacar el máximo provecho a la luz natural. Si esta premisa no se puede cumplir, necesariamente se tendrá que incurrir en un mayor gasto energético, ya que se deben iluminar los oscuros espacios comunes, pasillos, habitaciones, entre otros.

En el caso de los centros comerciales, este aspecto es aún más importante, porque a diario reciben a las personas que hacen uso de esos espacios. Por lo tanto, tienen que contar con iluminación suficiente y también con otros servicios básicos, lo que finalmente se traduce en… ¡más y más energía!

El mall Costanera Center es un ejemplo, pues tiene más de 330 tiendas y 60 restaurantes. O sea: ¡es enorme! No es necesario ser un experto para concluir que la demanda de energía es igualmente grande.

Costanera Verde

La buena noticia es que desde principios de noviembre este edificio se pasó al lado verde de la fuerza 🙌🏼  En otras palabras, el mall ahora cubre el 100% de sus necesidades energéticas gracias a las Energías Renovables No Convencionales (ERNC).

Lo primero que se nos viene a la cabeza al leer esta información es que el centro comercial cuenta con paneles solares ubicados en el techo… pero no. El modo en que el Costanera Center se abastece de energía consiste en comprar energía renovable a una empresa cuyo suministro eléctrico se base en ERNC. Específicamente, las matrices son de parques eólicos y solares.

Gracias a esta iniciativa, el mall es abastecido en un 100% por energías limpias, lo que en términos de emisiones de dióxido de carbono, equivale a que dejen de circular unos tres mil autos.

En Biwil aplaudimos este tipo de iniciativas, tal como lo hemos hecho anteriormente con edificios, como el Museo de la Memoria o el Palacio de La Moneda, que forman parte del programa Techos Solares Públicos. Nos alegra saber que cada vez son más quienes están dando un giro hacia la sustentabildiad, ya que así todos ganamos.

LEER ARTÍCULO COMPLETO

Comentarios

comentarios

Publicación anteriorCuida a tu perrito en Halloween: no le des dulces
Siguiente publicación¿Somos adictos a internet?