Nos gusta que nuestro país ostente algunos récords, pero no los de este tipo: recientemente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró a Coyhaique es la ciudad más contaminada de Chile. Y no sólo eso, sino que es la ciudad más contaminada de América.

¿Por qué esta hermosa localidad de la Región de Aysén llegó a tener cielos tan sucios? Los expertos coinciden en que la gran responsable es la leña, que sirve para que sus habitantes calienten sus hogares cuando hace frío; es decir, prácticamente durante los 365 días del año.

Por lo tanto, es urgente encontrar medidas alternativas que sean más eficientes y generen menos polución intradomiciliaria y hacia la atmósfera. Por ejemplo, la calefacción mediante fuentes de Energía Renovables No Convencionales (ERNC) como la geotermia.

Con esta premisa en mente, el Fondo de Innovación y Competitividad del Gobierno Regional de Aysén y el Centro de Excelencia en Geotermia de Los Andes (CEGA) se unieron para dar vida al proyecto “Calefacción con geotermia para un establecimiento educacional en Coyhaique” cuyo primer beneficiado es el liceo Altos del Mackay.

El liceo fue seleccionado por sus buenas condiciones para la instalación de tecnología geotérmica.

Por qué este liceo

El establecimiento será el primero en Chile en contar con instalaciones de un sistema de calefacción mediante bomba de calor geotérmica, dadas sus buenas condiciones de suelo. Esto permitirá calefaccionar unas 10 salas de clases donde estudian 300 estudiantes, aproximadamente.

Los expertos se decidieron por el liceo Altos del Mackay por razones que hacían propicia la instalación de tecnología geotérmica: “La elección se basó en una revisión exhaustiva que consideró como principal parámetro los requisitos geológicos que aseguran la factibilidad del uso de la geotermia para calefacción”, destacó Diego Morata, director de CEGA.

“Además, se evaluaron las características del subsuelo en tanto posibiliten la  entrega de energía basal, junto con las características sociales y educacionales que aseguren una correcta ejecución del proyecto”, agregó el especialista.

Las autoridades involucradas fueron al liceo a dar inicio oficial al proyecto.

El proyecto

En el lugar se espera realizar la perforación de un pozo de 60 metros de profundidad, desde donde se podrá obtener agua a unos 11ºC de temperatura. Ésta será utilizada como fluido auxiliar para hacer ebullir el líquido refrigerante con que opera la bomba de calor.

Un dato importante es que ambos fluidos sólo se transfieren calor, pero el agua del pozo nunca tomará contacto con el mencionado refrigerante. Por eso, no existe ningún impacto ambiental ni la posibilidad de contaminación de las napas subterráneas.

El proyecto tiene una duración aproximada de dos años y medio. Como comenzó su ejecución en enero de 2018, se espera que pueda estar en pleno funcionamiento a mediados de 2020.

En Coyhaique hace mucho frío, así que la calefacción será muy útil, sobre todo si es con ERNC.

Respecto de los plazos y avances, Diego Morata aseguró que “esperamos, a mitad de este año, iniciar la excavación de un pozo para captar el agua subterránea y en marzo de 2019 esperamos inaugurar la calefacción de los primeros pabellones del recinto mediante geotermia”.

Nos encanta este proyecto porque contribuye a la sostenibilidad desde todo punto de vista. Además, potencia una ERNC que aún no se ha desarrollado en todo su esplendor (ya que sólo contamos con una planta geotérmica). Si tenemos el recurso a montones, ¡ya es hora de calentarnos gracias a la energía del centro de la Tierra!

[Fotos interiores: redes sociales del Centro de Excelencia en Geotermia de Los Andes].

LEER ARTÍCULO COMPLETO