No nos referimos ni a Drácula ni a Nosferatus; tampoco a Barnabas Collins o Edward Cullen. Estamos hablando del consumo de electricidad que hacen algunos artefactos cuando creemos que están apagados… pero en realidad siguen ‘chupando’ energía sin que nos demos cuenta. ?

Hoy en día, muchos aparatos eléctricos tienen una función de apagado aparente, pero en realidad se quedan en stand-by. Televisores, radios y reproductores de DVD, por ejemplo, tienen una característica luz que indica tal estado.

Tomar conciencia sobre el consumo vampiro es el primer paso; luego, debes conocer algunas acciones para disminuirlo o suprimirlo definitivamente. Con esto evitarás un gasto energético innecesario que, además, ayudará tanto al planeta como a tu economía doméstica.

Impacto económico y ecológico

Uno de los principales es el que afecta a tu bolsillo. Según el Ministerio de Energía, este tipo de consumo “invisible” podría significar un 10% extra en la cuenta de luz, por lo que hace un primer llamado a desenchufar los equipos eléctricos cundo no están siendo ocupados.

La Guía práctica de la buena energía, de la Agencia Chilena de Eficiencia Energética (AChEE) entrega datos sobre el consumo anual de algunos electrodomésticos:

Aparato  (unidad)Consumo anual (kw/h)Valor anual cobrado Consumo del aparato en usoConsumo vampiro
Televisor189$21.000$19.090$1.910
Lavadora164$18.400$16.727$1.673
Cafetera133$15.000$13.636$1.364
Microondas52$5.800$5.272$528
Juguera36$4.000$3.636$364
Reproductor DVD16$1.800$1.636$164

La tabla muestra que lo que, aproximadamente, podrías ahorrar si desenchufas tus artefactos. Por ejemplo, de los $21.000 que te cobrarían por el consumo promedio de 189 kw/h que hace un televisor en un año… estarías pagando casi $2.000 de más. Si eso lo multiplicas por todos los que hay en tu casa, tienes un monto considerable.

A su vez, el consumo vampiro tiene un gran impacto ecológico. Esto porque mientras más electricidad requiere un hogar existe una mayor cantidad de emisión de dióxido de carbono asociado para producirla… y, por lo tanto, la huella de carbono es más alta.

Consejos prácticos

Con algunas acciones sencillas puedes disminuir el consumo vampiro sin alterar tu calidad de vida. ¡Sólo es cosa de acostumbrarse a estos hábitos!

✅ Desconecta tus aparatos eléctricos

Si no estás usando el televisor, el cargador del teléfono o el modem que te da señal de WiFi… desenchúfalos. Hazlo especialmente en la noche o cuando tengas que salir varias horas de tu casa.

✅ Usa una zapatilla eléctrica

Si desenchufar no es una opción para ti, puedes aprovechar la tecnología que ofrecen estos aparatos, que cuentan con un switch de apagado/encendido que corta la corriente mientras los artefactos están apagados. Eso sí, asegúrate de que la zapatilla esté certificada por la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC).

✅ Aprovecha las funciones de tu computador

  • Modo suspensión: reduce el consumo de energía al mínimo. Se recomienda cuando estás lejos de tu equipo por un breve periodo de tiempo (una hora por lo menos).
  • Modo hibernación: actívala si no usarás tu computador durante tres o cuatro horas.
  • Apagado total: es la mejor opción para quienes van a dormir y no tienen tareas pendientes, al menos, hasta dentro de siete u ocho horas.

Ahora que ya sabes qué es el consumo vampiro y por qué atenta contra la eficiencia energética, te invitamos a que reflexiones sobre los tus hábitos y los de tu familia… y trates de cambiar aquéllos que no sólo dañan al planeta, sino que también te están haciendo gastar de más.

LEER ARTÍCULO COMPLETO