Según datos del Ministerio de Energía, la Región Metropolitana (RM) es la más pequeña en cuanto a territorio, pero la más densamente poblada; esto hace que tenga un alto requerimiento de energía eléctrica, para cubrir las necesidades más básicas de sus más de seis millones de habitantes.

¿De dónde viene esa energía? ¿Cuánta es y quién la produce? Éstas son preguntas que, probablemente, pocas veces te has hecho, pero que son importantes para entender el proceso que hace posible que puedas hacer funcionar el hervidor de agua o encender el televisor cada día.

Cuánto

A octubre de 2015, la capacidad eléctrica instalada -es decir, el potencial de energía eléctrica que podría ser producida- fue de 871 megawatts (MW). Sumando y restando esto alcanzaría, aproximadamente, para que cada casa de la RM tuviera encendidas 7 ampolletas de 60 watts al mismo tiempo.

Nuestro cálculo es sólo una aproximación para dimensionar la capacidad productiva de electricidad. Sin embargo, hay que considerar que, por ejemplo, es poco probable que todas las ampolletas estén encendidas al unísono o que los 2 millones de viviendas tengan ampolletas de 60 watts (que iluminan mucho, sobre todo si son de bajo consumo).

Dónde

La electricidad que se ocupa en las 52 comunas proviene de diversas fuentes, entre las que se encuentran las centrales solares, de biomasa, hidroeléctricas y termoeléctricas. En general, éstas no se encuentran en el Gran Santiago, sino que se distribuyen por vastas zonas de la Región Metropolitana.

De los más de 800 MW de potencia que pueden ser producidos en la región, éstas son las principales fuentes generadoras:

  • Una de las plantas con mayor capacidad instalada es la termoeléctrica Nueva Renca, con 379 MW (es decir, un 43,5% del total en la RM). Actualmente, ésta opera con una turbina a gas natural y otra a vapor.
  • La Central Alfalfal es una hidroeléctrica que aprovecha los caudales de los ríos Colorado y Olivares, y abastece a las comunas de la RM con 178 MW (20,4% del total).
  • También existen algunas centrales hidroeléctricas más pequeñas: el Complejo Florida (28,5 MW), Central Puntilla (22,1 MW), El Llano y Eyzaguirre (1,9 MW cada una). Estas cuatro representan el 6% del total de la capacidad instalada de la RM.

Energías alternativas

El resto es aportado por fuentes de Energías Renovables No Convencionales (ERNC) tales como el biogás o la solar. Aunque nos gustaría que fuera aun más, esto es una buena noticia, porque ya sabemos que este tipo de fuentes tienen un impacto mucho menor en el ecosistema.

Recientemente comenzó a operar la planta Lomas de Los Colorados, en Til Til, que cuenta con una capacidad instalada de 22 MW en base a biogás. A esto podemos sumar la planta solar de Quilapilún, en Colina, que tendrá una capacidad de 110 MW y espera abastecer a 117 mil hogares.

Además de esta electricidad, que es distribuida por el Sistema Interconectado Central (SIC), existen varias opciones de generación particular, mediante la instalación de paneles solares fotovoltaicos. Esto permite mayor independencia energética y, por supuesto, contribuye al cuidado del medioambiente.

Lo anterior se plasma en iniciativas como las del Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM) o la Fundación Teletón, que producen energía eléctrica gracias al sol; lo mismo pueden hacer quienes opten por Sünplicity, empresa que ofrece servicio de instalación de paneles fotovoltaicos para consumo doméstico.

Como sabemos que el potencial y las ganas existen, en Biwil esperamos que en el futuro la balanza se incline cada vez más hacia las ERNC. ¡Así podremos seguir generando electricidad para la RM, pero tendremos un planeta más feliz!

LEER ARTÍCULO COMPLETO