La biomasa es una de las Energías Renovables No Convencionales (ERNC) más versátiles, puesto que gracias a ella se puede generar no sólo electricidad, como ocurre con todas las otras, sino que además energía térmica y combustibles (llamados biocombustibles).

En palabras simples, la biomasa comprende toda la materia orgánica que proviene de los seres vivos, mediante transformaciones químico-biológicas, como -por ejemplo- la muerte y posterior descomposición de organismos unicelulares, animales y/o vegetales.

También contempla los desechos orgánicos derivados del proceso de digestión de los alimentos. Esto quiere decir que la nunca bien ponderada caquita de los animales y los seres humanos también puede ser una buena fuente energética.

De desecho a energía

En términos generales, existen tres áreas que proveen de residuos orgánicos para que, dependiendo de la disponibilidad y la localización de los recursos, se transformen en otros tipos de energía. Por lo tanto, las principales fuentes de biomasa son:

1ÔłŹ‚É£¬†Plantaciones forestales

Las grandes extensiones de especies vegetales de las selvas lluviosas del Amazonas, el Congo y el Sudeste Asiático concentran la mayor fuente de biomasa en el mundo. Para esto, es necesario que los productores respeten las ordenanzas de desarrollo sostenible en armonía con el medioambiente, a través de zonas de tala controlada y planes de reforestación

Estas plantaciones proveen de materia prima para producir biocombustibles s√≥lidos, tales como le√Īa o pellets de madera y, tambi√©n, para generar energ√≠a el√©ctrica y cal√≥rica por medio de centrales t√©rmicas.

En este √ļltimo caso, las centrales que funcionan gracias a la biomasa pueden ser consideradas como cero-emisi√≥n cuando el di√≥xido de carbono (CO2) que liberan a la atm√≥sfera en su proceso productivo pueden ser compensadas mediante la plantaci√≥n de bosques.

2ÔłŹ‚É£¬†Residuos agr√≠colas y domiciliarios

Otra importante fuente de biomasa proviene de los residuos agrícolas de la industria agroalimentaria, ganadera y de la crianza de animales. En este caso, los residuos orgánicos animales sirven para obtener energía eléctrica mediante un proceso de aprovechamiento del gas metano que produce este tipo de biomasa.

A su vez, los desechos que van a parar a los rellenos sanitarios también pueden ser utilizados. La lógica es sencilla: los líquidos que se infiltran por la descomposición de la basura (percolados) producen gases -incluido el gas metano- que son muy buenos combustibles para la producción de electricidad.

3ÔłŹ‚É£¬†Tratamiento de aguas servidas

Afortunadamente, las aguas residuales no son un problema para muchos países, incluido Chile, donde existen procedimientos para tratar las aguas servidas que se vierten a ríos y canales.

Las miles de toneladas de materia orgánica que se obtienen de las plantas de tratamiento de las aguas servidas (energía biomásica en potencia) también sirven para la generación de electricidad, mediante procesos que aprovechan el potencial del gas metano en plantas termoeléctricas.

Ventajas

La bioenergía asegura el abastecimiento energético gracias al aprovechamiento de recursos naturales variados y propios de ciertas zonas, lo cual reduce la dependencia de combustibles fósiles importados (como el petróleo, por ejemplo).

Adem√°s, incentiva el desarrollo econ√≥mico sostenible, porque ofrece una alternativa de manejo de los residuos de los rellenos sanitarios. Si esto no ocurriera, los percolados da√Īar√≠an las napas de agua subterr√°nea y los desechos s√≥lidos contaminar√≠an r√≠os y mares.

Por el contrario, uno de los mayores riesgos es la tala indiscriminada de zonas no aptas para la obtención de biomasa. Esto pone en riesgo al planeta no sólo por la extinción de las especies vegetales y animales, sino por el CO2 liberado en el proceso.

Lo bueno es que en Chile, los ojos ya están puestos en la generación de electricidad a partir de la biomasa, así que ¡vamos en la dirección correcta!

LEER ART√ćCULO COMPLETO