casa 2
Una vista de la casa de la que estamos hablando: su diseño es simple, contemporáneo y elegante… pero lo más importante de todo: ¡es carbono neutral! (Foto: archivo personal).

Primero vamos a partir aclarando algo: “Ésta no es la casa del futuro. Es la casa del presente”, enfatiza Harry Terband, arquitecto e ingeniero en construcción que llegó a nuestro país directamente desde Holanda, hace ya casi 13 años.

Pero ¿de qué casa estamos hablando? De la que él mismo diseñó y construyó en Curicó, en pleno corazón de la Región del Maule.

Pero no es cualquier construcción: se trata de la primera en Chile, y en toda Latinoamérica, en respetar la Norma Holandesa 2020. Ésta, al igual que su par europea, fue creada para combatir en los próximos años los efectos del cambio climático, y tiene por objetivo:

  • Reducir un 20% los Gases de Efecto Invernadero (GEI).
  • Asegurar el uso de 20% de energías renovables (30% en un escenario favorable).
  • Aumentar la eficiencia energética en, al menos, el 20%.

¡Pero volvamos a lo nuestro! En Biwil queremos presentarte esta casa carbono neutral -o de energía neutral-, que no solamente es amigable con el medioambiente, sino que puede llegar a ser más económica y, lo mejor de todo, ayuda a sus habitantes a mejorar su calidad de vida.

Hablemos de neutralidad

¿A qué nos referimos con este término? Harry lo explica en sus propias palabras: “En todas las construcciones hay que usar muchos materiales. Cada uno de ellos está fabricado gracias al uso de energías convencionales y contaminantes. Por lo tanto, una vez terminada, la casa tiene una huella de carbono gigante”, dice.

el es harry
Él es el responsable del diseño y la construcción de esta maravilla. Sus estudios de arquitectura e ingeniería, más su experiencia en Holanda le permitieron concretar su casa. (Foto: archivo personal).

El diseño y el funcionamiento de esta casa busca un ahorro energético a través, por ejemplo, del reemplazo de las fuentes convencionales de luz y calor. Así, con toda esa ‘energía sucia’ que no se usa se va neutralizando la que sí se ocupó en la fabricación de los materiales y en las ‘compras’ de electricidad en las que hubo que incurrir mientras se fabricaba.

Según la norma holandesa y las estimaciones del propio arquitecto, la neutralidad podría ser alcanzada en un plazo aproximado de 35 años. Lo bueno es que durante todo ese tiempo habrá un menor consumo de energías convencionales y, por lo mismo, eso se traducirá en un ahorro por concepto de climatización, ventilación, luz y agua. ¿Qué tal?

 

Cómo se logra tanta maravilla

detalle de iluminacion
Este bello detalle nos muestra cómo la luz del sol entra a la casa, iluminándola de manera natural. Esto evita el consumo de energía eléctrica. (Foto: archivo personal).

“Los profesionales de mi área deberían diseñar casas que incentiven a sus futuros habitantes a ahorrar energía; tienen que contemplarlo desde el comienzo, pero como un todo. Es decir, que sea aplicable a la emisión de gases, al uso de agua, a la generación de electricidad, etcétera”, enfatiza Harry.

Siguiendo esa misma lógica, él construyó su casa con varios elementos que propician la optimización de las fuentes de energías más limpias, como la que se puede obtener gracias a los rayos del sol. Ahora, ¿de qué manera la aprovecha? Veamos:

  • Instalación de paneles fotovoltaicos en el techo de su casa: están conectados al Sistema Interconectado Central y, además, tienen una capacidad para generar 3 kilowatts de electricidad. Cuando estos paneles producen más energía de la que consume la casa, el restante va a la red eléctrica (en una especie de venta de electricidad).
  • Diseño de ventanas ampliar y ubicadas estratégicamente: la casa contempla el aprovechamiento de la luz directa del sol, a través de ventanas amplias y de paredes de color claro, capaces de reflejarla. Así, se evita encender ampolletas y, al mismo tiempo, se aprovecha mejor el calor para calefaccionar el interior.
  • Instalación de grandes puertas con rieles: de esta manera, es posible ampliar los espacios o hacer que llegue más luz a una habitación, con el solo hecho de abrirla (o deslizarlas de manera horizontal).

Aparte de la energía solar, Harry también implementó otras medidas orientadas a hacer más eficiente su casa. Por ejemplo:

  • Utilización del sistema constructivo Veerhuis, y muros exteriores y techos en paneles de plumavit. Esto permite que no existan “puentes de frío”, favoreciendo la aislación térmica.
  • Un sistema de ventilación moderno y eficiente, mediante el cual se puede controlar el aire, de tal modo que no está entrando y saliendo constantemente. Esto promueve el ahorro de energía, evita la humedad, y mejora la salud y el bienestar de sus habitantes.
  • Implementación de un estanque con capacidad para 3.500 litros de agua reutilizada: éste posee burbujas para agitar el contenido y bacterias que descomponen el material orgánico. Así, el agua puede ser utilizada para tirar la cadena y también para regar el patio.

Ésta es la primera casa construida con estos conceptos traídos del otro lado del Atlántico, pero esperamos que en los próximos años cada vez sean más. Ya te habrás dado cuenta de que vivir de manera más amigable con el entorno también trae un beneficio al cual todos deberíamos aspirar: mejora nuestra calidad de vida. ¿Qué más podemos pedir?

casa 1
Así luce la casa en un día soleado. En la imagen se pueden ver los paneles fotovoltaicos en el techo y un pastor alemán que quiso aparecer en escena. (Foto: archivo personal).
LEER ARTÍCULO COMPLETO