Probablemente, el aluminio es uno de los metales más utilizados en el mundo, sobre todo en la industria tecnológica. El problema es que su proceso tradicional de fundición emite muchos Gases de Efecto Invernadero (GEI).

Si a esto le sumamos que este metal está presente en los millones de computadores y teléfonos móviles que se fabrican año a año, tenemos un panorama bastante desalentador para el medioambiente.

¡Eso hasta ahora! Porque nos acabamos de enterar de la creación de un nuevo tipo de aluminio en cuyo proceso de fabricación no hay liberación de dióxido de carbono, sino que de oxígeno. Esto significa que elimina por completo la emisión de GEI.

Lo anterior tiene como consecuencia directa la disminución de la huella de carbono de los fabricantes de aparatos portátiles y también la los consumidores finales… que están mal acostumbrados a cambiar de aparato cada vez que se lanza otro modelo (tendencia que no apoyamos).

El aluminio es uno de los componentes principales en la elaboración de computadores.

Proyecto de Apple

El nuevo aluminio aún no es fabricado de manera comercial, y se espera que esté disponible a partir de 2024. Quienes están llevando a cabo las investigaciones y pruebas respectivas son el Gobierno de Canadá y de Quebec… y nada más ni nada menos que la famosa multinacional Apple.

En 2016 la marca de la manzana mordida anunció que en el mundo había más de (redoble de tambores)… ¡mil millones de iPhones en el mundo! Y como el aluminio es esencial para su fabricación, la medida anunciada es un gran cambio en la industria.

Claro que se trata de un esfuerzo conjunto entre más empresas: Alcoa Corporation y Rio Tinto Aluminum, quienes anunciaron un proyecto conjunto llamado Elysis, cuyo principal objetivo es comercializar esta tecnología no contaminante.

El aluminio se produce con el mismo método desde 1886. El problema es que emite muchos dióxido de carbono.

Datos que impresionan

La gran cantidad de aparatos que son fabricados es un problema para el ecosistema, no solamente por la emisión de GEI a la atmósfera y el consiguiente problema del efecto invernadero, sino también porque se convierten en chatarra electrónica (e-waste) en poco menos de tres años.

Otros aparatos que podrían generar una crisis son los computadores. De hecho, solamente durante 2017 la venta de computadores superó las 263 millones de unidades en todo el mundo. Y aunque ésta es una cifra menor a la de 2016, se espera que en 2019 haya mil 330 millones de estos aparatos.

Por todos estos motivos, estamos muy contentos y ansiosos por este nuevo tipo de aluminio amigable con el planeta. Esperamos que no sólo sea incorporado en los teléfonos y computadores de Apple, sino que en los de muchos otros fabricantes. Así nos darán una ayuda para tomar mejores decisiones a la hora de consumir tecnología.

LEER ARTÍCULO COMPLETO