Aceitina es una de las figuras más reconocidas de Granada, en España. No es la mascota de la ciudad, pero todos los niños la conocen. Se trata de la caricatura de un barril de aceite, que está en afiches y contenedores de reciclaje, invitando a recolectar el aceite de cocina usado (uno de los productos más utilizados en la dieta mediterránea).

El problema es que hay familias que fríen todos los días, pero no siempre se deshacen correctamente de él. Sin ir más lejos, hasta hace algunos años, en Granada era común tirarlo por el lavaplatos, causando problemas en los desagües y provocando una severa contaminación que llevó a las autoridades a buscar una solución efectiva.

Éste es uno de los contenedores que tiene la imagen de la muy conocida (y querida) Aceitina. Foto: Ayuntamiento de Granada

De hecho, según cifras del área de Medio Ambiente, Mantenimiento y Salud de la ciudad, con un litro de aceite de cocina usada se pueden contaminar ¡hasta mil litros de agua! Y si consideramos que una familia española de cuatro integrantes consume entre 18 y 24 litros al año… la cifra es cada vez más alarmante.

Es por eso que, en 2012, el Ayuntamiento de Granada dio comienzo a un plan que buscaba involucrar más a las comunidades y familias, y no tanto al sector industrial, en el tema del reciclaje. Y como muestra de que nada fue al azar, se eligió ese año para empezar porque se celebraba el Año Internacional de las Energías Limpias.

Reciclaje y talleres

Según cifras oficiales, en 2014 fueron reciclados un total de 79.723 kilos de aceite doméstico, lo que se ha transformado en casi 175 mil litros de biodiésel.

Fue entonces cuando la sociedad anónima Ingeniería Ambiental Granadina (Inagra) se asoció con la Federación de Asociaciones de Vecinos y los administradores de las principales fincas de la zona, para dar vida a Aceitina: el verdadero rostro de la campaña “Recicla tu aceite usado de cocina”.

En ese contexto, se instalaron 200 contenedores en las comunidades, centros cívicos y en la vía pública. Además, comenzaron a impartirse talleres gratuitos de reciclaje familiar, en las principales plazas de los barrios; en éstos se enseñaba a crear objetos con desechos, a elaborar jabón y se explicaba la importancia de las energías renovables.

A la fecha, la experiencia ha sido muy exitosa. Según cifras oficiales, sólo en 2014 fueron reciclados un total de 79.723 kilos de aceite doméstico, lo que se ha transformado en casi 175 mil litros de biodiésel. Esto sirve para que diez camiones recolectores de basura de Inagra puedan circular durante un año. ¡Bravo!

Combustible de camiones

Por cada litro de aceite usado y libre de impurezas se puede generar otro litro de biodiésel. Esto ha significado un gran ahorro para el Ayuntamiento, ya que, con lo que se ha reciclado, el programa se financia solo. Incluso, los responsables calculan que podrían obtener ganancias cercanas a los 70 mil euros al año (más de 50 millones de pesos).

Aceitina 1. Foto Ayuntamiento de Granada
Aceitina no es un personaje de ficción. ¡Ella existe! Y fue con el alcalde de Granada, Francisco Cuenca a lanzar la Liga escolar de reciclaje.

Los resultados del plan son muy alentadores: se recupera un residuo no-biodegradable, se evita la contaminación del agua y el suelo, se aprovecha el aceite como recurso energético, y se disminuye la producción de CO2 con el uso de fuentes energéticas renovables.

Como si todo esto fuera poco, un porcentaje del aceite es destinado a la ONG Avalon (que ayuda a personas en riesgo de exclusión social). Otro 5% va a talleres de elaboración de jabón natural, por lo que en el Ayuntamiento calculan que, a la fecha, se han fabricado 770 kilos de jabón.

Concurso para colegios

Aceitina 2. Foto afiche Inagra
El afiche de Inagra está en los 20 colegios principales y algunos centros vecinales de Granada. ¡Todos quieren el delantal naranjo de Aceitina!

Aprovechando el éxito del programa, en marzo de 2017 se lanzó el concurso Recicla con Aceitina, una liga escolar de reciclaje donde participan los principales colegios de Granada, para ver cuál es que más aceite junta. Por tal motivo, los contenedores fueron instalados dentro de los 20 establecimientos participantes.

Sólo por inscribirse en la liga, los colegios ya recibieron un kit con tres pelotas de fútbol y tres de básquetbol (con la imagen de Aceitina, obviamente). Y para incentivar a los niños se anunció que se les regalará un delantal naranja con la imagen de la campaña en la primera entrega de aceite que su colegio realice.

Así, el establecimiento que más botellas de aceite junte cada mes tendrá una jornada de talleres de reciclaje, todo para prepararse para la gran final… redoble de tambores… una jornada de deporte llena de trofeos para los participantes, y la realización de entretenidos talleres y juegos medioambientales.

¿Y si esta idea se replicara en Chile? ¡Hay tantos desechos que botamos día a día!

Los alumnos del colegio Juan Ramón Jiménez ya recibieron su delantal naranjo. ¡Bien por ellos, que están colaborando con la protección y el cuidado del medioambiente!

[Foto destacada: Inagra].

LEER ARTÍCULO COMPLETO