En Biwil hemos sido testigos de los avances en cuanto al fomento del reciclaje en el país; ya sea por la ley que comenzó a regir desde hace un tiempo o por las iniciativas de instituciones públicas y empresas privadas que buscan ese objetivo.

En suma, todos estamos remando para el mismo lado. Sin embargo, nosotros, las personas, estamos al debe en este aspecto. Así lo demuestran las cifras proporcionadas por el Ministerio de Medioambiente: de los 7,4 millones de toneladas de basura que generamos al año, sólo reciclamos el 10%. Poco e insuficiente.

Éste es un diagnóstico que comparte Patricio Quezada, socio de Eco Ven, un servicio que facilita el reciclaje y recompensa a los usuarios por ello: “Esta idea surge por la inquietud que nos generan las bajas tasas de reciclaje. Entonces empezamos a investigar qué se está haciendo a nivel mundial y dimos con este sistema que busca incentivar el reciclaje”, declaró.

Un incentivo por reciclar

Por el momento, esta es la única máquina de Eco Ven que está operativa. Se encuentra en la Universidad de Los Andes.

Tal como suena parece perfecto, porque todos ganamos: reciclamos, reducimos nuestros desechos y además nos dan un premio, que consiste en un porcentaje de descuento para comprar en los comercios asociados con Eco Ven, llamados ecosocios. “El descuento varía entre un 5 y un 35%. Eso nos diferencia con los “puntos limpios”, que nosotros damos este incentivo”, explica Patricio.

¿Cómo conseguir el descuento? Al introducir los desechos -que, por el momento sólo pueden ser latas y plásticos- el usuario recibe un voucher en el que se especifica el CO2 que se ahorró gracias al reciclaje y los ecopuntos que acumuló el usuario. Además, viene impreso un código QR, que se debe escanear con la APP (disponible para iOS y Android).

Según los ecopuntos acumulados, se obtendrá el porcentaje de descuento. Además, quienes forman parte de esta comunidad, podrán ver en línea a través de la APP un ránking en el que se podrá reconocer a los más recicladores. De esta forma buscan generar conciencia y motivar a más personas para que se sumen a esta práctica.

Por el momento, sólo hay una máquina de Ecoven, que se encuentra ubicada en la Universidad de Los Andes. No obstante, la idea de Patricio y su equipo es masificarlas por Santiago y, posteriormente, a regiones.

Una iniciativa que aplaudimos de pie. Esperamos que cumplan su propósito de expandirse a la mayor cantidad de lugares posible, ya que al igual que los Puntos Limpios, serán un gran aporte para facilitar la tarea del reciclaje.

LEER ARTÍCULO COMPLETO

Comentarios

comentarios

Publicación anteriorLa ruta de la eficiencia energética
Siguiente publicaciónUsa el aire de tu casa de manera inteligente