Cuando los emprendimientos van de la mano con el cuidado con el medioambiente, nos alegramos, los damos a conocer y queremos que les vayan bien. Y si, además, éstos son hechos a pulso tienen aún más mérito.

Es el caso de Aymapu, que significa  “Papel amigo de la Tierra”, un emprendimiento que Victor Velastino creó hace dos años y que en 2017 lo hizo ganador del premio Latinoamérica Verde (también conocido como “el Oscar Verde”), en la categoría Desarrollo Humano, Inclusión Social y Reducción de la Desigualdad. ¡Un gran logro!

El éxito explosivo de su proyecto no es casualidad, pues detrás hay trabajo, esfuerzo y pensar en las necesidades de la gente… y del planeta.

Aymapu

Víctor tenía en mente desarrollar un proyecto conectado con la sustentabilidad, y entre los estudios de mercado que hizo, se percató de que el 95% del papel que recogen los recolectores de base es exportado a países como Brasil y China.

Su conclusión fue clara: en Chile casi no se recicla papel; por lo tanto, vio una oportunidad. Gracias a sus estudios en ingeniería robótica y a la perseverancia de ir recorriendo cada maestranza que encontró, logró reunir las piezas necesarias y pudo fabricar una máquina dotada de la tecnología necesaria para reciclar papel. Todo un autodidacta.

Una vez operativa la máquina, Víctor producía una tonelada de papel reciclado al mes. Al principio su proveedor de la materia prima era él mismo: recorría colegios y oficinas en busca de papel. Posteriormente contactó a recolectores de base, quienes se transformaron en una pieza clave durante los siguientes meses de producción.

Comenzó a vender papel reciclado en formato de resma y de a poco fue captando distintos clientes, principalmente instituciones públicas y privadas. Según comenta algunas de ellas veían en su producto un plus, por el hecho de tratarse de un producto sustentable. ¡Vamos por el buen camino!

Papel semilla

Victor Velastino recibiendo el “Oscar Verde” 2017. ¡Un crack!

En la actualidad Víctor no sólo vende resmas de papel reciclado, también ha desarrollado otros productos, como agendas escolares, trípticos y cuadernos.

Pero el producto que está captando la atención de sus clientes es un papel que se puede plantar. Tal como se lee: luego de que cumple su vida útil, se puede enterrar y comenzará a germinar. Increíble… ¡pero cierto!

Gracias al “papel semilla” que elabora Aymapu, ha sido posible sembrar diversas especies, entre ellas tomate, albahaca y ají, entre otras. Además, hay que destacar que el papel es 100% biodegradable, por lo tanto, aunque no sea sembrado, al cabo de un tiempo desaparecerá de todas formas.

Entre sus grandes clientes, Víctor tiene a una empresa de retail y, por otra parte, el Oscar Verde, el único premio que se ha ganado hasta el momento. Sin embargo, en Chile aún no ha recibido galardones, ni medallas… pero debe saber que nosotros le damos el Premio Biwil por su emprendimiento que tiene todo el espíritu que nos identifica. ¡Felicitaciones y a seguir así!

LEER ARTÍCULO COMPLETO

Comentarios

comentarios

Publicación anteriorLlegó la hora de los balances. ¡Adiós, 2017!
Siguiente publicación¡Ya está online el tercer Reporte del estado del medioambiente!