Aunque preferiríamos que las bolsas plásticas dejaran de ser usadas, sabemos que cambiar la conducta de las personas no es un proceso fácil ni rápido. Por eso, nos alegramos de que existan iniciativas que ayuden a disminuir el uso y el impacto del plástico en el medioambiente.

Esta vez las noticias llegan desde Indonesia, donde un biólogo marino llamado Kevin Kumala inventó un material que sirve para hacer bolsas fácilmente biodegradables y que, si llega al mar… se convierte en comida para peces.

Esta magia ocurre gracias a la materia prima: almidón de yuca, una planta que se cultiva en las islas del país asiático. Esto permite que una de estas bolsas pueda deshacerse rápidamente y se convierta en compost en menos de 100 días.

Como lamentablemente las bolsas casi siempre van a parar al mar, el hecho de que sean fabricadas de un material orgánico sirve para que los peces se alimenten (cosa que no pueden hacer con el plástico). Y lo mejor de todo es que, al parecer, el almidón de yuca también le gusta a otros animales, tal como se advierte en este video:

Más que bolsas

En 2014, Kumala se unió con un socio y crearon la empresa Avani Eco, que, aparte de estas bolsas, se dedica a fabricar otros productos amigables con el medioambiente. Por ejemplo, tienen envases desechables para comida y bombillas para tomar líquidos, hechos con caña de azúcar y almidón, respectivamente.

Es importante mencionar que, junto con su condición de biodegradables, los materiales producidos por Avani Eco no dejan residuos tóxicos. Esto significa que se pueden desintegrar en diferentes tipos de suelo (o agua), sin que haya riesgo para el ecosistema ni las personas.

El uso de estos envases y bombillas ayudará a que Indonesia pueda cumplir su meta de estar libre de bolsas plásticas en 2021, siguiendo el ejemplo del gobierno de Bali (parte del archipiélago indonesio), que se comprometió a lo mismo… pero de aquí a 2018.

El problema del plástico

La acumulación de este material ocurre en todo el mundo, porque las personas están acostumbradas a usarlo… y, luego, a desecharlo. Tan solo en Chile se estima que se utilizan 386.000 bolsas plásticas por hora y que, al año, nuestras costas son contaminadas con más de 25 mil toneladas anuales de plástico.

Una muestra de los productos de Avani: platos, cubiertos, envases y bolsas. ¡Todos amigables con el medioambiente!

Este problema es aún mayor en el lugar de donde proviene Kevin Kumala, donde se estima que son más de 3 millones de toneladas de plástico las que fueron vertidas al mar indonesio en los últimos siete años. Esto convierte a Indonesia en el segundo país que más contamina sus aguas, sólo superado por China.

Actualmente, se estima que en el mar hay 165 millones de toneladas de este material.Y al ritmo que vamos, lo más probable es que el peso de los residuos tóxicos en 2050 será superior al peso de todos los peces del planeta. ¡Por eso hay que tomar conciencia!

No se trata sólo de preferir plásticos que se puedan reciclar, sino que de reutilizarlos lo que más podamos (en vez de tirarlos a la basura). Acostumbrémonos a usar menos botellas, menos bolsas… hasta que llegue el día en que no las necesitemos. Por mientras, las iniciativas como las de Kumala son muy bienvenidas.

[Fotos: fanpage de Facebook de Avani Eco].

LEER ARTÍCULO COMPLETO

Comentarios

comentarios

Publicación anteriorBikelite: la Waze de las bicicletas
Siguiente publicación¡La vida es pura actitud!