No es que seamos sucios, pero las encuestas señalan que Chile es el país que genera más basura en Latinoamérica: entre 1,1 kilos por persona al día. Si eso lo multiplicamos por la cantidad de personas (17 millones), tenemos que en nuestro país se producen 6,8 millones de toneladas de basura en un año.

Éste es un récord del cual no tenemos que estar orgullosos, pues la basura que no es biodegradable (o que tarda mucho en hacerlo) se va acumulando en vertederos, rellenos sanitarios o, lamentablemente, en ciudades, bosques, desiertos… y en el mar.

¿Qué podemos hacer para revertir esos números? ¿Qué acciones cotidianas nos pueden ayudar a disminuir la cantidad de basura y, de paso, asegurar una mejor calidad de vida para nosotros y las futuras generaciones?

¿En verdad necesitamos tantas bolsas cuando vamos a comprar? La respuesta es clara: no.

Reducir y reutilizar

La clave es sencilla: reducir el consumo. Esto implica una premisa básica: a pesar de que existen acciones que tienden a la reutilización y al reciclaje, tenemos que generar menos basura. Para eso, tenemos que desperdiciar menos comida, usar menos bolsas y botellas plásticas, no-biodegradables, aprovechar mejor los envases de litro (y no los individuales), cambiar el celular más a lo lejos, etcétera.

Poco a pocos nos daremos cuenta de que generar basura es más que nada una mala costumbre, y descubriremos que podemos vivir sin tanto envase plástico, sin comprar tantos productos con envases de cartón. En otras palabras, tenemos la opción de comprar sólo lo que en verdad necesitamos.

No botemos la ropa cuando nos aburre: busquemos otros usos para ella.

Muy unido al punto anterior está el reutilizar. Con esto nos referimos a volver a usar todo aquello que podría tener un segundo o tercer uso, sin poner en riesgo la calidad de un producto o nuestra salud. Por ejemplo, los envases de vidrio, las bolsas de tela o algunos recipientes plásticos que, bien lavados, podrían servir nuevamente para otra cosa.

Esto porque mucha de la basura que generamos viene de productos que desechamos luego de su primer uso, lo cual impacta directamente en el planeta… y también en el bolsillo. Así que el llamado es a volver a usar todo lo que tenga potencial: las bolsas, el papel, la ropa, pilas recargables, botellas retornables.

Cada día, miles de botellas pasan a convertirse en basura. ¿Y si mejor usamos una de vidrio?

Reciclar

Paula Rojas, experta en reciclaje de REMBRE, nos señala que “hay que diferenciar entre basura y residuo. Lo primero es algo a lo que no se le puede dar otro uso y, por lo tanto, tenemos que deshacernos. Lo segundo, en cambio, tiene un valor residual porque sí puede ser reutilizado en otra cosa”.

El reciclaje no es la solución al problema, pero ayuda. Según la especialista, “esto significa transformar los residuos para que sean usados nuevamente como materia prima para la fabricación de otros productos. Con esto logramos disminuir la contaminación, usar los recursos de manera sostenible y mejorar la calidad de vida”.

Es importante botar los residuos en los contenedores que corresponden.

En otro artículo te contamos los principales tips a tener en cuenta a la hora de reciclar cada uno de los materiales. Por ahora, sólo te diremos consejos transversales a la hora de echar los residuos a los contenedores de reciclaje. Anota y ponlo en práctica:

1️⃣ Limpia todos los envases antes de botarlos. Tienen que estar enjuagados y aplastados.

2️⃣ No laves los envases con ningún detergente, lavaloza ni jabón. Con agua es suficiente.

3️⃣ Los envases no deben contener tierra ni restos orgánicos (comida).

4️⃣ Cada residuo tiene que ir en el contenedor especial, diseñado específicamente para eso.

5️⃣ Si un plástico no tiene número, es mejor tirarlo a la basura (desechos generales).

6️⃣ Si no sabes dónde botar un residuo, por ahora es mejor tirarlo a la basura.

Estar informados es el primer paso. ¿Y tú? ¿Ya te entusiasmaste para comenzar a reciclar? ¡Esperamos que sí!

LEER ARTÍCULO COMPLETO

Comentarios

comentarios

Publicación anterior¡Que ‘La hora del planeta’ sea todos los días del año!
Siguiente publicaciónSi quieres ser feliz… ¡haz deporte!