La naturaleza es muy sabia; tanto que, a través de una serie de procesos naturales, nos da la posibilidad de producir fertilizante sin necesidad de recurrir a productos químicos o artificiales que contaminan la tierra y los alimentos.

Como te hemos contado, el compost es un tipo de fertilizante natural que se genera producto de la descomposición de material orgánico (restos de frutas y verduras, cáscaras de huevo, plantas, etcétera).

Hongos y bacterias actúan sobre esos restos, para transformarlos en un abono natural y orgánico muy rico en nutrientes. Además, a diferencia de lo que muchas personas creen, el compost no huele mal. De hecho, es como sentir olor a tierra recién removida.

Organic Waste Management

Estas son las bolsas compostables. Como ven, son idénticas a una “tradicional”.

Luego de ese breve repaso para recordarles lo que es el compost, queremos destacar una novedosa solución. Se trata de bolsas fabricadas en base a materiales de origen vegetal. Esto significa que, con nuestra ayuda, pueden transformarse en compost.

Al igual que los restos de vegetales, las bolsas de OWM (Organic Waste Management) pasan por el mismo proceso de biodegradación. Además, cuentan con una licencia llamada BioBag, lo que les otorga una característica particular: se compostan en un plazo máximo de 180 días (en plantas de compostaje industrial).

Ahora que estamos en plena discusión sobre prohibir el uso de usar bolsas plásticas, OWM puede ser una excelente alternativa, por ejemplo, para separar y tirar nuestros residuos orgánicos, aprovechando que todo ese material podría convertirse en un fertilizante natural…. y no irán al vertedero ni al mar, donde tanto daño hacen.

Entonces, la ganancia es doble: por una parte, dejamos de consumir bolsas plásticas tradicionales y, por otra, optamos por unas que no sólo desaparecen al cabo de unas semanas, sino que además se transforman en materia orgánica beneficiosa para la tierra.

Beneficios del compost

Para tenerlo en cuenta (ya sea porque te estás animando a hacer compost o para usar este tipo de bolsitas), es importante considerar los beneficios que tiene este abono natural.

Primero, es más económico porque no necesitas gastar dinero extra en comprar otro tipo de fertilizantes (preparados con productos químicos). Además, tiene múltiples beneficios para los suelos, como por ejemplo:

  • Hace que los terrenos sean más fértiles y aptos para la plantación.
  • Los convierte en suelos con mayor capacidad para retener agua.
  • Aumenta su contenido de macro y micronutrientes esenciales
  • Disminuye la erosión, por lo tanto previene la desertización.

Independientemente cuál sea el método (compost hecho en casa o usando OWM), el fertilizante siempre será un aporte para el medioambiente. Ahora con estas bolsitas puede ser incluso más fácil.

LEER ARTÍCULO COMPLETO

Comentarios

comentarios

Publicación anteriorBosque Santiago invita a aprender de naturaleza en plena ciudad
Siguiente publicaciónBuick Enspire: El SUV eléctrico con 595 kilómetros de autonomía