Ya sea para calmar la ansiedad, refrescar el aliento, tener la sensación de saciedad o simplemente por costumbre, a la mayoría nos gusta mascar chicle. El problema es que después de hacerlo, algo que al principio parece tan rico… se transforma irremediablemente en basura.

Es así como los chicles pegados en las calles y veredas se ha convertido un problema habitual en las grandes ciudades, comparado incluso con la asquerosidad que significa tener que limpiar miles de colillas de cigarros esparcidas en los espacios públicos.

Excepto las cuadrillas municipales de limpieza, en Chile no existen iniciativas que se hagan cargo de esta realidad. Sin embargo, en otros países están pensando en grandes soluciones para grandes problemas

A grandes problemas, grandes soluciones: en Ámsterdam crearon zapatillas cuya suela está hecha de chicles reciclados.

Una gran idea

El modelo negro con suela roja. Top.

Por ejemplo, en Países Bajos (Holanda) tuvieron una idea que nos parece simplemente genial: crearon las primeras zapatillas cuyas suelas son fabricadas con chicles reciclados. Sí, leíste bien: 100% con chicles recogidos de la calle, procesados y convertidos en un material práctico y resistente.

“Casi 1,5 millones de kilos de chicles terminan en las calles de Ámsterdam cada año, lo cual cuesta al Gobierno miles de euros por concepto de limpieza. Y lo más importante: cada chicle demora entre 20 a 25 años en ser biodegradado”, advierte un video de los genios tras la iniciativa llamada GumShoes (zapatos de chicle).

El modelo rosado, top de ventas.

Entonces, las zapatillas no sólo son una solución estilosa y práctica, sino que además es sostenible, porque la materia prima se obtiene directamente del chicle reciclado que se recoge en las calles.

Por eso estamos muy de acuerdo -y nos encanta- con el eslogan que escogieron para dar a conocer este producto: “Al comprar estas zapatillas contribuyes a la solución. Al usarlas muestras tu apoyo”.

Empresas asociadas

La primera preocupación respecto del problema de la gran cantidad de basura generada por los chicles tirados en la calle vino de parte de I am Amsterdam, la famosa institución encargada de fomentar el turismo y la cultura en Países Bajos.

Los modelos están disponibles para hombres y mujeres.

Como primera instancia se unieron con la empresa Gumdrop, especialista en la recolección de chicles y en su utilización como materia prima para la elaboración de otros productos. Finalmente, se asociaron con la tienda virtual Explicit Wear, donde actualmente se venden las zapatillas por el módico precio de 50 euros ($37.000).

Así lograron crear varios modelos de zapatillas cuyo éxito ha sido abrumador desde que se pusieron a la venta… no sólo porque son muy lindas, vienen en dos colores e incluso huelen a chicle, sino también porque significan una ayuda concreta a la lucha contra la basura y la contaminación. ¡Bravo!

⏯ Mira el video donde presentan la idea:

⚠️ Si quieres vitrinear y comprar las tuyas, visita la tienda online donde las venden a unos $37.000 el par (rosado o negro).

LEER ARTÍCULO COMPLETO

Comentarios

comentarios

Publicación anteriorEl Reino Unido contra el plástico
Siguiente publicaciónPlantas medicinales para sentirse mejor