En Biwil venimos hablando desde hace mucho tiempo sobre los autos eléctricos. Sin embargo, siempre mirábamos las experiencias de otros países, porque en Chile no existía ni la cantidad, ni el conocimiento, ni un marco regulatorio para abordar un tema tan importante como éste.

¡Pero eso cambió! Hoy estamos felices de compartir una gran noticia: nuestro ya tiene una Estrategia Nacional de Electromovilidad, que busca impulsar este tipo de transporte para hacer frente a todo tipo de necesidades.

La estrategia es el resultado del trabajo conjunto entre entidades privadas y públicas del Gobierno de la expresidenta Michelle Bachelet (Ministerio de Energía, de Medioambiente, y de Transporte y Telecomunicaciones). Además, contó con la asesoría de expertos, académicos y representantes de las empresas del sector.

La Estrategia Nacional de Electromovilidad tiene cinco ejes estratégicos, los que fueron presentados en el lanzamiento que se hizo a comienzos de diciembre de 2017 en la Estación Mapocho.

Ejes temáticos

La empresa ENGIE se hizo presente en la inauguración, mostrando algunos de sus autos eléctricos.

En términos generales, este instrumento ayudará a fomentar la movilidad eléctrica con miras a un claro objetivo: lograr que, de aquí al año 2050, el 40% de los vehículos particulares y el 100% de los de transporte público sean eléctricos.

De este modo Chile busca posicionarse como líder de electromovilidad en Latinoamérica, promoviendo acciones que no sólo contribuyen con mejorar el transporte, sino que además con la eficiencia energética y la mitigación de los gases de efecto invernadero.

Para lograrlo, la estrategia se estructura sobre la base de cinco ejes:

1️⃣  Establecer regulaciones y requerimientos para estandarizar los componentes que favorezcan el desarrollo eficiente de la movilidad eléctrica desde el punto de vista energético, ambiental y de movilidad. Esto implica, por ejemplo, facilitar las condiciones para el mercado de las electrolineras.

2️⃣  Impulsar la incorporación de vehículos eléctricos en el transporte público mayor y menor, en las distintas ciudades del país. Así, se espera que para 2019 existan al menos 90 buses eléctricos incorporados a nuestra red pública.

3️⃣  Apoyar la investigación y desarrollo de la electromovilidad y potenciar la formación del capital humano en sus distintos niveles que permita su avance. Para lograrlo, un primer paso es el Seminario Internacional de Electromovilidad, que se realizará el 1 y 2 de febrero de 2018.

4️⃣  Impulsar el desarrollo de la movilidad eléctrica, generando nuevos equilibrios que permitan que el mercado se sustente a sí mismo, a través de la identificación de flota de mayor uso en servicios públicos y recambios de vehículos eléctricos.

5️⃣  Crear espacios de generación y difusión de conocimiento e información necesaria para que los distintos actores puedan tomar decisiones óptimas respecto de la electromovilidad.

La estrategia contempla la incorporación de instituciones públicas y de privados. En este caso, vemos un BMW i3, un auto eléctrico que ya está en Chile… y que en Biwil tuvimos la suerte de probar.

Beneficios múltiples

La importancia de la estrategia radica en que sus objetivos no se relacionan exclusivamente con un sector, sino que tiene beneficios múltiples. Éstos, en conjunto, redundan en una mejor calidad de vida para todos los chilenos:

✅  Beneficios energéticos

Los autos eléctricos son más eficientes, porque no se alimentan con combustibles fósiles.

Ya te hemos contado que los autos eléctricos son más eficientes desde el punto de vista energético, porque no requieren de la combustión de bencina o de diésel al interior del motor.

Los combustibles fósiles generan una dependencia energética que pone en peligro al planeta, porque esos recursos naturales no son ilimitados. Por lo tanto, si un auto un una micro se alimenta de electricidad, hay un respiro para la matriz energética, que puede producirla gracias a la energía eólica y/o solar.

Según estimaciones oficiales, en 2050, el 40% de vehículos menores serán eléctricos, y la matriz eléctrica estará compuesta por más de un 70% de energías renovables. Por esto, se proyecta que el ingreso de autos eléctricos evitará 11 millones de toneladas de CO2 al año y reducirá el gasto en energéticos del país en más de 3.300 millones de dólares anuales.

✅  Beneficios para el transporte

La idea es que, en el futuro, los vehículos eléctrico se incorporen a todas las áreas relacionadas con transporte.

Todos queremos tener un mejor transporte público. Por eso, hace un par de meses comenzó la licitación para nuevos operadores de Transantiago, que permitirá renovar la mitad de la flota. Entre estas nuevas máquinas se contemplan unas con menor emisión de gases y, también buses eléctricos (como los que ya circulan desde el 14 de noviembre de 2017).

De hecho, una de las exigencias para los ofertantes es tener 15 o más vehículos eléctricos en cada una de las unidades de negocio. “Con esto contaremos con al menos 90 buses eléctricos en las nuevas flotas que comiencen a operar en el marco de la nueva licitación”, destaca Paola Tapia, ministra de Transportes y Telecomunicaciones.

Según ella, la incorporación de estos buses es parte de una política global de incentivo a la electromovilidad, la que también incluye otras medidas como eximir a los autos eléctricos de la restricción vehicular y del impuesto verde, y de un subsidio para el reemplazo de taxis colectivos en regiones.

✅  Beneficios para el medioambiente

Muchas ciudades en Europa tienen planes de electromovilidad, porque es una buena ayuda para disminuir los gases de efecto invernadero.

“En materia de descontaminación de las ciudades, el incremento del parque automotriz en Santiago y el aumento del uso del automóvil en las regiones ha terminado por impactar en los avances de reducción de emisiones que hemos logrado en el sector energético”, destaca el ministro de Medioambiente, Marcelo Mena.

Para combatir el cambio climático tenemos que ser cero-emisiones hacia fines de este siglo, y reducir nuestros niveles en al menos un 80% hacia el año 2050. Y para lograrlo, la única alternativa es reemplazar el transporte impulsado por combustibles fósiles por vehículos eléctricos e híbridos, y por un transporte público que siga ese camino”, agrega.

Alcanzar este objetivo permitirá que Chile cumpla las metas de reducción de emisiones comprometidas en el marco del Acuerdo de París, en términos de políticas de cambio climático y metas de ahorro de energía. Además, hará que el sector transporte sea más competitivo.

⚠️ Conoce los compromisos de instituciones públicas, empresas y centros de estudios.

En la inauguración se hicieron presentes varios privados que, gracias a los acuerdos adquiridos con el Ministerio, aportarán a que la estrategia pueda ser desarrollada.
LEER ARTÍCULO COMPLETO