Si eres de la generación de los 80, seguro te acordarás de la serie El auto fantástico, donde podíamos disfrutar las aventuras de un joven David Hasselhoff a bordo del KITT, un vehículo dotado de inteligencia artificial que ayudaba a su dueño a tomar decisiones.

Pero, con los años, muchas de las características que se planteaban como ciencia ficción han sido incorporadas en los actuales vehículos autónomos. Por ejemplo, en toda la línea de la nueva generación de General Motors, uno de cuyos modelos se maneja solo.

Se trata del Cruise AV, una nueva apuesta eléctrica de la compañía estadounidense, que está diseñado para que el chofer tenga tal nivel de asistencia que, incluso, no necesite pedales ni manubrio… casi como el auto fantástico.

El Cruise AV que se maneja solo recuerda a “El auto fantástico”, serie protagonizada por David Hasselhoff. Foto: Flickr.

Todo automatizado

Este vehículo autónomo de cuarta generación toma elementos del Chevrolet Bolt eléctrico (EV), pero no tendrá ningún tipo de control manual en su interior, por lo que la idea es que todo el auto sea automatizado.

Así, todos las funciones deberán ser operadas a través de la voz o por medio de una aplicación móvil: por ejemplo, subir o bajar los vidrios; poner música; adecuar la temperatura; abrir y cerrar las puertas; o dictar direcciones al computador.

Además, el Cruise AV contará con 21 sensores de largo y corto alcance, cuatro radares articulados, 16 cámaras y cinco sensores LiDAR, con lo que le será posible tener un nivel de autonomía nivel 4, a tan sólo un paso de la total automatización (nivel 5).

Contará con 21 sensores de largo y corto alcance, cuatro radares articulados, 16 cámaras y cinco sensores LiDAR.

A partir de 2019

¡Pero ojo! El Cruise AV todavía es un prototipo que está siendo desarrollado junto con la empresa de software Cruise Automation, comprada por General Motors en 2016.

Lo concreto es que en dos de sus fábricas ubicadas en Estados Unidos llevan más de un año produciendo vehículos de prueba para el desarrollo de la tecnología de conducción autónoma que tendría el AV.

De hecho, desde enero de ya se han ensamblado tres generaciones del Cruise autónomo para entornos urbanos complejos (como el centro de San Francisco). En total, ya llevan más de 200 de estos vehículos.

Es que General Motors quiere comenzar a fabricar el Cruise AV en 2019, para lanzar hasta 2.500 autos autónomos eléctricos de este tipo por año, para que cumplan funciones de servicio de taxi, en una idea similar a Uber o Cabify.

El auto eléctrico cuenta con la tecnología más avanzada, no sólo para asistir la conducción sino también para mejorar la experiencia de los usuarios.

Necesita permisos

Este plan depende de si la Administración Nacional de Seguridad de Tráfico de Autopistas de Estados Unidos se los permite, ya que es la institución gubernamental que regula la actividad de todos los vehículos que circulan por ese país.

Según aseguran medios especializados, en General Motors están confiados, a pesar de que para que esto suceda se deberán realizar al menos 16 modificaciones a las normas de seguridad que existen en este momento, ya que apuntan a los autos convencionales y no a los eléctricos autónomos.

Por ejemplo, deberían adecuarse una serie de cláusulas que actualmente deben cumplir todos los autos que tienen chofer, como la obligación de que el vehículo tenga airbag en el asiento del conductor.

Así que no queda más que esperar para ver si este primo moderno del KITT puede estar masivamente en las calles en un corto plazo y, ¿por qué no?, contar en el futuro con algunos modelos de este tipo en Chile.

[Fotos: General Motors].

LEER ARTÍCULO COMPLETO