Italia y China se unieron para dar vida a un auto eléctrico que, si bien en su look tiene una mezcla de influencias de modelos de los años 60 y 70 y un estilo futurista, en su interior está equipado con toda la tecnología del siglo 20: el Sibylla EV.

Se trata de un prototipo 100% libre de emisiones que nace de la alianza entre la familia de diseñadores italianos Giugiaro, encabezados por Giorgetto y su hijo Fabrizio, a través de su casa de diseño GFG Style, junto a Envision, empresa china dedicada a la fabricación de turbinas eólicas y sistemas de gestión de energía.

Por eso el Sibylla EV, que celebra el 80 aniversario de Giorgetto, usa la plataforma EnOs de IoT, el sistema operativo de Envision para gestionar electricidad a la vez que se conecta con dispositivos externos como casas y edificios para recibir información.

La idea es que este sedán sea capaz de actuar como una batería para que pueda almacenar energía. A su vez, podrá entregar esta energía acumulada a los edificios cercanos en caso de alguna emergencia.

El prototipo considera la posibilidad de almacenar energía y poder distribuirla en los edificios contiguos.

Dos motores eléctricos

Este modelo, que tiene tracción a las cuatro ruedas, destaca porque en su interior posee cuatro motores eléctricos, dos ubicados en la parte delantera y los otros situados en la sección trasera del auto.

A la vez, utiliza un sistema de baterías de 100 kWh, que impulsan al auto de 0 a 96 kilómetros por hora en 4,5 segundos (sprint), y le otorgan una velocidad máxima de 200 km/h y una autonomía de 450 kilómetros en una sola carga.

El Sibylla EV es un auto grande, ya que mide 5 metros de largo y 1.48 metros de alto, por lo que cuenta con un interior bastante amplio en cuero de poltrona Frau, que permite que sus cuatro pasajeros puedan viajar cómodamente.

Los asientos traseros son completamente reclinables y llevan incorporados sistemas de entretenimiento para cada pasajero, mientras que los delanteros tienen una amplia pantalla en el tablero por si se aburren durante el trayecto.

El automóvil eléctrico tiene una velocidad máxima de 200 km/h y una autonomía de 450 kilómetros con una sola carga.

Alas de gaviota

En un guiño futurista, cuenta con un parabrisas que se desliza como medialuna hacia el capó para permitir la entrada del conductor, y ventanas traseras que se abren hacia arriba, como alas de gaviota, y que están hechas en vidrio fotosensible que se oscurece con la luz.

En tanto, la parte metálica de las puertas se sigue abriendo de forma tradicional, mientras que el chofer tendrá un volante al estilo de un avión, el que poseerá superficies táctiles para controlar las funciones del vehículo.

Una cámara lateral y de retrovisor permiten una visibilidad de 180 grados, mientras que en su parte posterior tiene una franja de luces de extremo a extremo, y cuenta con luz de freno delantera para avisar a los peatones que el auto se está deteniendo.

Este prototipo debe su nombre a la madre de Giorgetto, Maria Sibilla, y a una figura que proviene de la mitología latina y que tiene la habilidad de predecir el futuro. Por eso esperamos que esta sea la señal de que es cada vez más cercano el futuro en que el Sibylla EV circulará masivamente por las calles.

⚙️ Especificaciones técnicas ⚙️ 

  • Modelo: Sibylla EV.
  • Fabricante: GFG Style y Envision.
  • Autonomía: 450 kilómetros.
  • Velocidad máxima: 200 km/h.
  • Sprint: de 0 a 96 km/h en 4,5 segundos.
  • Batería: 100 kWh.
LEER ARTÍCULO COMPLETO