A pesar de que es mucho más antigua, somos varios los nacidos en la década de los 80 que aún recordamos Las carrera de los autos locos, cuya introducción en español comenzaba así: “El más osado grupo de pilotos de carreras del mundo en sus autos locos…”.

Han pasado casi 50 años desde que esta serie animada dejó de ser emitida originalmente (en 1969), pero la emoción de una competencia automovilística sigue muy viva para todos los fanáticos de la Fórmula 1, el Rally Dakar o las 500 Millas de Indianápolis, por ejemplo.

A este listado de competiciones internacionales hay que sumar otra, cuya primera temporada se desarrolló entre 2014 y 2015, en Beijing, pero que promete convertirse en todo un éxito: la cada vez más famosa Fórmula E (oficialmente FIA Formula E Championship).

FIA_Formula_E_Championship_final_London_13
Las calles de las ciudades más importantes del mundo se transforman en una pista de carrera, para que estos autos eléctricos compitan por el primer lugar y muestren a los habitantes todas sus bondades.

De qué se trata

La letra E de su nombre pueda remitirnos a la esencia de esta carrera: E, de electricidad; E… de autos eléctricos. Sí, porque, en palabras simples, es una competencia de autos eléctricos deportivos para un ocupante, organizada por la Federación Internacional del Automóvil (FIA).

Todos los pilotos compiten en un modelo eléctrico Spark-Renault SRT 01E, capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3 segundos, y de alcanzar una velocidad máxima de 225 km/h. Su chasis fue diseñado por Dallara, mientras que el motor eléctrico fue desarrollado por McLaren y los neumáticos son previstos por Micehllin. ¿Qué mejor?

La Fórmula E fue creada como una especie de laboratorio de investigación y desarrollo de vehículos eléctricos deportivos. Sus objetivos principales fueron dos: por una parte, servir como ‘vitrina’ para mostrar lo último en cuanto a tecnología y, por otra, expandir la popularidad de estos autos entre el público.

Es por esto último que una de las principales características de la Fórmula E son sus circuitos urbanos (ePrix). Esto asegura que el público sea testigo de las características de estos automóviles: rapidez, potencia… y silencio (porque, como era de suponer, emiten muy poco ruido, ya que no tienen motor de combustión interna).

auto electrico
Éste es el modelo creado para la primera fecha de la Fórmula E: un Spark-Renault SRT 01E, capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3 segundos, y de alcanzar una velocidad máxima de 225 km/h.

Fórmula E en Chile

En mayo de 2017, los ministros de energía y del deporte de Chile dieron a conocer una noticia muy esperada: el 3 de febrero de 2018, Santiago será la ciudad anfitriona de la tercera fecha de la temporada de la Fórmula E (después de Hong Kong y Marruecos).

Con esto, nuestro país se suma a ciudades como Mónaco, París, Beijing, Londres, Moscú y Nueva York, cuyos ePrix de 2,5 y 3 kilómetros y estándares internacionales de seguridad, son famosos en todo el mundo. (El de Santiago tendrá una extensión de 2,5 kilómetros).

“Queremos acercar aún más esta tendencia a la ciudadanía con un evento deportivo masivo, porque creemos que el futuro de la movilidad está en los autos eléctricos”, declaró el ministro de Energía, Andrés Rebolledo.

Junto con ello, explicó que esta decisión se da en el marco de la transición energética y de una matriz más sustentable, considerando estimaciones que indican que en 2025 habrá 30 millones de autos eléctricos en el mundo, cifra que se triplicará para 2050.

A su vez, el ministro del Deporte, Pablo Squella, aseguró que la carrera de la Fórmula E en Chile “sirve para potenciar una disciplina deportiva que además ayuda a un proyecto sustentable y amigable con el medio ambiente”. ¡Allí estaremos, corredores!

roadandtrack.com
Para la temporada 2015-16, ocho marcas fabricaron su propio sistema de propulsión: Venturi, Andretti Autosport, Virgin Racing, ABT Sportsline, Mahindra, Renault Sport, Motomatica, y NEXTEV TCR. Foto: Roadandtrack.com

[Foto de portada: Autosarena.com].

LEER ARTÍCULO COMPLETO

Comentarios

comentarios

Publicación anteriorAgua pura, agua pura everywhere
Siguiente publicaciónDéjalo salir… ¡con arte! 🎭