Hace un par de años, tres de las principales razones para no comprar un auto eléctrico eran: en primer lugar, la falta de redes eléctricas urbanas donde poder cargarlos y, en segundo término, la poca autonomía de cada modelo. Finalmente, el precio también era un factor determinante.

Sin embargo, la industria automotriz ha desarrollado estrategias para paliar estos inconvenientes, ofreciendo, por ejemplo, electrolineras compartidas o modelos que pueden ser cargados en los enchufes de una casa. Junto con esto, la autonomía ha sido cada vez más grande, llegando a superar los 500 kilómetros.

Así todo, seguía existiendo una barrera: el elevado precio de los autos eléctricos. Claro que, al parecer, eso será revertido dentro de los próximos años. De este modo, un modelo cargado con electricidad podría costar lo mismo que que funciona gracias a los combustibles fósiles.

Cada vez menos caros

Hace un par de años, los costos de producción de los autos eléctricos eran demasiado elevados, debido a la incorporación de materiales y tecnología de punta para la época. Esto hizo que los fabricantes tuvieran que cobrar precios inalcanzables por cada modelito salido al mercado.

Sin embargo, los especialistas aseguran que en el futuro irán siendo cada vez más baratos, a tal punto de equiparar el precio de los automóviles convencionales. La razón tiene dos aspectos importantes:

1️⃣ La reducción del costo de fabricación de las baterías de litio, con mayores reservas disponibles y nuevas tecnologías para hacerlas más eficientes.

2️⃣ Los incentivos urbanos y tributarios impulsados por los gobiernos, con los cuales pretenden favorecer el uso de autos eléctricos, por sobre los convencionales.

Esto ha llevado al vicepresidente ejecutivo de Nissan, Daniele Schillaci, a declarar que “2025 será el punto de inflexión en el que el costo de un automóvil eléctrico y su equivalente con un motor de combustión interna será el mismo”. O sea, en dentro de siete años ya nadie tendrá la excusa del precio.

Estudio de BEUC

La opinión del alto ejecutivo de Nissan no es la única. También han sido publicados diversos estudios según los cuales se aseguran que los autos eléctricos costarán lo mismo o incluso menos que uno convencional (a bencina o diesel).

Uno de éstos es “Automóviles con bajas emisiones de carbono en la década de 2020: impacto en los consumidores y repercusiones en la política de la Unión Europea”, elaborado por la Oficina Europea de Defensa de los Consumidores (BEUC)

En él se afirma que “manejar un automóvil eficiente debería ser mucho más asequible entre 2020 y 2030 comparado con el presente, siempre que se introduzcan nuevas tecnologías en el mercado”.

Algunas de sus principales conclusiones son:

✅ Los autos eléctricos bajarán sustancialmente su precio. Para 2024, el costo promedio de cuatro años de correr un vehículo eléctrico debe ser igual o más bajo que un auto a bencina.

✅ Durante la vida útil de un auto convencional comprado en 2025, en comparación con uno en 2015, los consumidores podrían ahorrar en promedio entre 4.400 y 9.400 euros (entre 3 y 7 millones de pesos, aproximadamente).

✅ Las nuevas tecnologías no llegarán al mercado por sí mismas; los objetivos vinculantes de reducción de dióxido de carbono de la Unión Europea son esenciales para incentivar el despliegue de tecnologías eficientes.

✅ Todos los consumidores se beneficiarán de los automóviles eficientes y los impactos de la reducción de la demanda de energía llegarán a todas las personas del mundo.

Es por eso que estamos tan esperanzados como la directora general de BEUC, Monique Goyens, quien reflexionó: “Los autos eléctricos ya no deberían ser un privilegio de pocos, sino que tienen que ser asequibles para las masas dentro de la próxima década”. ¡Que así sea! 🙏🚗⚡️

LEER ARTÍCULO COMPLETO