El principal  componente de los autos eléctricos están sus baterías. Éstas reemplazan a los motores de combustión de los autos “tradicionales”, cuya fuente de energía son la bencina o el diésel y por eso son contaminantes.

Los vehículos enchufables, en cambio, no generan emisiones de gases gracias a sus baterías. Lo que probablemente muchos no saben es que éstas son de litio, un mineral que permite almacenar grandes cantidades de energía (electricidad, en el caso de los autos) de forma compacta.

Para algunos, este mineral es una materia prima fundamental para un desarrollo sustentable, ya que además de su utilización para las baterías de autos eléctricos, también es usado para otros fines relacionados también con la tecnología.

Por ejemplo, entre sus usos contemplan el ámbito de las energías renovables: fabricación de baterías para almacenar electricidad y energía solar, y el desarrollo de redes eléctricas inteligentes, entre otros.

El litio en Chile

Gracias a los avances en la aplicación del litio en el desarrollo de tecnología, se ha vuelto un mineral muy cotizado, y en nuestro país se encuentran importantes reservas desde donde se extrae.

Una de ellas es el Salar de Atacama, ubicado en la Región de Antofagasta. En ese lugar hay dos plantas que se dedican a la extracción de litio con el que, posteriormente, se fabrican las baterías con las cuales deben estar equipados los autos eléctricos.

De hecho, la empresa Albembrale, que se dedica a la extracción del mineral, cuenta con un vehículo que funciona con electricidad. Se trata del Hyundai Ioniq y tiene la particularidad que su batería de litio está hecha con litio chileno.

Es posible que haya más modelos y marcas de autos eléctricos que utilicen esta materia prima extraída en Chile para el desarrollo y fabricación de baterías. Pero, ya que la tenemos tan a la mano, ¿qué tal si la usamos para nuestra fabricación de autos eléctricos? Soñar no cuesta nada.

LEER ARTÍCULO COMPLETO