Nos guste o no, Uber es una empresa que siempre está un paso más adelante que sus competidores directos o indirectos. Una buena muestra de su visión de vanguardia es su creciente valoración de la movilidad eléctrica.

Por ejemplo, hicieron una alianza estratégica con el prestigioso fabricante sueco Volvo, que comenzará a fabricar autos híbridos enchufables para incorporar a la flota en todo el mundo.

Pero, más recientemente, Uber hizo un anuncio que aplaudimos desde ya: compró JUMP Bikes, una compañía que opera más de 12 mil  bicicletas eléctricas compartidas en 40 grandes ciudades, en seis países del mundo.

Al mezclar lo mejor de dos mundos, los viajes en bicicleta eléctrica con más eficientes y rápidos.

Viajes combinados

La noticia fue dada a conocer a comienzos de abril de 2018, a través de los medios digitales de la empresa de transporte privado: “¡Bienvenidos a la familia, JUMP Bikes! Un paso más cerca de nuestra visión de entregar, en conjunto, múltiples alternativas de transporte usando nuestra app”, escribieron en su cuenta de Twitter.

Esta calurosa bienvenida fue complementada con las apreciaciones del nuevo director de Uber, Dara Khosrowshahi, quien señaló en la misma red social que  estaba “increíblemente emocionado por trabajar con Ryan y su equipo, para hacer a JUMP Bikes una parte de nuestro futuro en la movilidad urbana”.

Los directores de Uber y JUMP BikesKhosrowshahi y Ryan Rzepecki, respectivamente- coinciden en que la idea es reunir variadas opciones de transporte dentro de las grandes ciudades, para que el cliente pueda elegir la forma más rápida, asequible o menos contaminante para llegar a su destino.

La idea es combinar un viaje en auto más uno en bicicleta, para llegar más rápido al destino.

En otras palabras, que a través de la famosa app, una persona pueda escoger moverse en un auto y luego terminar su tramo en bus, metro o arriba de una bicicleta eléctrica que, luego, podrá dejar estacionada en cualquier parte de la ciudad (tal como ocurre con Mobike, en Santiago de Chile). Esto es lo que en transporte se conoce como la última milla o el último tramo.

Menos autos

El CEO de JUMP Bikes señaló que a través de la colaboración se dieron cuenta de que con Uber compartían la visión de movilidad multi-modal y que, en el fondo, tenían el mismo objetivo: disminuir la cantidad de personas que compran y usan automóviles en la ciudad.

Estos objetivos son muy importantes, porque llegan a solucionar un problema que se genera en los centros urbanos de todo el mundo, como en Santiago, que cada día se ven más congestionados y contaminados por la gran cantidad de automóviles a combustión que circulan por sus calles.

La idea es que la app integre los dos medios de transporte, para realizar viajes combinados.

Entonces, el nuevo modelo de Uber significa un alivio por cuanto pone a disposición de sus usuarios uno de los medios de transporte más eficientes y limpios: la bicicleta. Y si son eléctricas mucho mejor, porque permite optimizar los tiempos de viaje sin cansarse ni sudar innecesariamente.

Así que esperamos que esta posibilidad de transporte, que comenzó su marcha blanca con 250 bicis eléctricas en San Francisco, Estados Unidos, esté disponible pronto en nuestro país y así unirnos a la tendencia que mueve al mundo: la movilidad eléctrica.

[Fotos: redes sociales de JUMP Bikes].

LEER ARTÍCULO COMPLETO