Lleva-llévame en tu bicicleta”, le dice la colombiana Shakira a su compatriota Carlos Vives en la canción “La bicicleta”, donde hablan de recorrer su país en este medio de transporte. Claro, ellos saben de lo que hablan, porque la capital de Colombia, Bogotá, es la ciudad de América Latina con más kilómetros de ciclovías.

Ésa es una de las conclusiones de un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en 56 ciudades de la región, que derivó en 27 indicadores sobre el uso de la bicicleta y las políticas que incentivan su uso.

Como nosotros amamos las bicis, y como sabemos que nos leen en distintas partes de Latinoamérica, queremos repetir algunos de sus múltiples beneficios y contarte sobre las ciudades que tienen mayor infraestructura vial y promueven cada vez más su uso.

¡Salgamos a andar más en bicicleta! Nos hace bien.

Beneficios

La bici ayuda a que mejores tu calidad de vida y a tener un planeta menos contaminado. Es que, si cada persona se fuera al trabajo en bicicleta todos los días, en un viaje de 20 kilómetros, ahorraría unos 1.500 kilos en emisiones de Gases de Efecto Invernadero en un año.

Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado abiertamente los beneficios que el ciclismo puede reportar, incluyendo la reducción de enfermedades respiratorias y cardiovasculares provocadas por la contaminación del aire. Y para qué vamos a mencionar cómo afecta eso a los santiaguinos…

Como si esto fuera poco, tiene la ventaja de prevenir la obesidad, la diabetes y las cardiopatías, y produce menos estrés. En resumen, ¡sólo ventajas!

La infraestructura vial para bicicletas ayuda a tener mayor seguridad en los trayectos.

Ranking latinoamericano

De los casi 2.500 kilómetros (km) de ciclovías que hay en América Latina, Bogotá tiene 392 km (16%). Esto la posiciona delante de ciudades como Río de Janeiro, con 307 km (12%) y São Paulo, con 271 km (11%). Le siguen Santiago de Chile, con 236 km (9%) y Buenos Aires, con 130 km (5%).

¡Las bicicletas son para todos! No importa la edad…

Por eso Bogotá es el lugar donde más personas se desplazan diariamente en bicicleta, pues se realizan alrededor de 611 mil viajes. Ojo, porque en Santiago también contempla una cantidad considerable de viajes diarios: ¡son más de 510 mil! (Incluso más que una ciudad con casi el doble de nuestra población, como Ciudad de México).

Éste debería ser un buen argumento para que cada día más personas tuvieran una bici. Porque, claro, es mucho más accesible que un auto. Solo un 10% de la población mundial puede tener un vehículo, mientras se estima que el 80% podría tener acceso a una bicicleta.

Si las personas se decidieran, podrían incluso tener menos tiempos de desplazamiento en ciudades que están muy congestionadas en los días hábiles (sobre todo en horarios punta). De hecho, está comprobado, por lo menos en Chile, que la bicicleta es el medio más eficiente para moverse.

Botogtá es la ciudad latinoamericana con más kilómetros de infraestructura para ciclistas.

Colombia la lleva

En la capital de Colombia hay ciclovías y ciclorrutas. La tradicional ciclovía bogotana funciona todos los domingos y festivos por las principales vías, interconectadas en un circuito de 120 kilómetros de extensión, cubriendo casi todos los sectores de la ciudad.

Este espacio nació en 1974 y su infraestructura permite que un promedio de un millón y medio de usuarios puedan circular de manera segura para pasear en familia, disfrutar de la ciudad y poder practicar actividad física sin problemas.

En tanto, la red de ciclorrutas está disponibles todos los días del año y fueron concebidas como un sistema para que las personas se puedan movilizar de manera segura por la ciudad. Partieron con apenas 10 kilómetros de extensión… ¡y hoy ya cuentan con 410 km!

Esto es lo que queremos ver en las calles: muchas personas en bicicleta.

Ahora están sumando un nuevo proyecto, los bicicarriles, abriendo un espacio para ciclistas en carreteras que antes eran exclusivas para autos.

Todos estos son impulsos para un tema que preocupa tanto al Gobierno colombiano que, aunque parezca mentira, cuenta con una Secretaría de Movilidad y una Oficina de la Bicicleta. ¡Copiemos la idea, por favor!

LEER ARTÍCULO COMPLETO

Comentarios

comentarios

Publicación anteriorLa Vespa eléctrica viene igual de estilosa
Siguiente publicaciónLa reina verde