Cuando hablamos de conciencia ecológica y buenas prácticas ambientales, es inevitable fijar la mirada en los países más desarrollados. En este sentido, Europa es un buen ejemplo para comprender que se puede avanzar y ser amigable con el planeta al mismo tiempo.

Basados en el volumen de ventas, el modelo más popular en Estados Unidos es el Tesla Model S, mientras que en China es el BYD Qin.

En esta ocasión queremos referirnos al impacto que los autos eléctricos han tenido en los últimos años, lo que demuestra que la población está dando un giro hacia un transporte más sustentable que no sólo le reporta un beneficio económicos, sino que, además, ayuda a reducir la huella de carbono y las emisiones de CO2.

La división de automóviles de la consultora europea IHS Markit hace una investigación para determinar el Índice de Vehículos Eléctricos Enchufables (incluyendo también a los autos híbridos). Este reporte da cuenta de cómo es el mercado de este tipo de transporte en todo el mundo.

Los top five

En Noruega fueron registrados un poco más de 8 mil autos eléctricos nuevos durante el primer trimestre del año 2015. Esta cifra representa el 33% del parque automotriz, lo que pone a este país en el primer lugar mundial en cuanto a proporción (es decir, cuántos autos eléctricos hay en relación con el total).

En segunda posición resultó Holanda, con más de 5.700 unidades registradas en el mismo periodo; esta cantidad se sitúa muy por debajo del caso noruego, puesto que sólo representa el 5,7% del total de automóviles nuevos en el país. De todos modos, este caso es destacable ya que la proporción aumentó un 74% respecto del año anterior.

Reino Unido aparece en el tercer lugar. A pesar de que la cantidad de autos de este tipo dista mucho de los dos casos anteriores, y que presenta una penetración de 1,2% en el mercado total, es el país de Europa con el mayor incremento respecto de la misma medición realizada en 2014, con un aumento de 392%.

En términos de cantidad, los países que tienen más autos eléctricos son Estados Unidos y China, con una cifra aproximada de 15.000 y 13.000, respectivamente.

Luego vienen Estados Unidos y Francia, donde hay menos de un auto eléctrico por cada cien nuevos inscritos (ambos con 0,8%). La principal diferencia entre ambos es que, comparado con el año anterior, mientras en la potencia norteamericana esta cifra representa un aumento de sólo el 0,2%, en el país europeo significa un crecimiento de más de 101,3%.

En el siguiente gráfico podrás ver, en términos porcentuales, la relación que hay entre autos eléctricos y el total del parque automotriz de los otros países que conforman los primeros lugares de esta lista.

grafico-de-porcentaje-de-autos-electricos-en-europa
Noruega lidera la cantidad de vehículos eléctricos nuevos registrados, en relación con el total de autos en ese país. La cifra entre paréntesis corresponde a la cantidad total de autos eléctricos.

Incentivos para la compra

Los expertos de IHS Markit concluyen que “los incentivos y los impuestos aún tienen un impacto significativo en las ventas de autos eléctricos. Los resultados de Noruega están sustentados en la política de no pagar impuestos por la importación de autos eléctricos y otras iniciativas complementarias”.

“En ese caso, estas medidas han hecho de este tipo de transporte una alternativa viable a los vehículos de combustión interna”, continúa el informe.

De los primeros lugares, el único país que experimentó una baja en su porcentaje de autos eléctricos entre 2014 y 2015 fue Japón (con -20%).

Un ejemplo emblemático es Alemania, donde “se ve una notable disminución en el volumen de penetración de autos eléctricos”, porque el ambiente es menos atractivo en este sentido. No obstante, reconoce el estudio, “las autoridades alemanas han promulgado un nuevo subsidio para este tipo de vehículos, con lo cual se predice un repunte de las cifras”.

A su vez, y aunque al parecer no han sido suficientes, la publicación destaca los incentivos que algunos estados de Estados Unidos han implementado para potenciar la compra y el uso de autos eléctricos; específicamente, el Clean Vehicle Rebate Project, de California, y el Zero Emission Vehicle Tax Credit, implementado en Giorgia.

Como ves, la implementación de políticas que tienden a potenciar los autos eléctricos es un paso importante para que Europa pueda cumplir su meta de avanzar hacia la neutralidad de carbono para el año 2050. ¿Podríamos nosotros, a miles de kilómetros del viejo continente, soñar con lo mismo? ¿Por qué no? ¡Vamos, que se puede!

LEER ARTÍCULO COMPLETO