Este mes, el Transantiago está de aniversario: cumple 10 años desde su puesta en marcha. Sin embargo, muchos podrían decir que no hay mucho que celebrar, tomando en cuenta la amplia disconformidad que refleja el estudio de satisfacción que hizo el Directorio de Transporte Público Metropolitano (2015), que reveló que los usuarios lo evalúan con nota 4,3. Por poco no se saca un rojo.

Esta baja calificación responde a una realidad que no podemos eludir. De hecho los integrantes de Biwil, si bien preferimos la bicicleta como medio de transporte, también nos hemos subido a la micro en más de una oportunidad y conocemos de cerca la realidad que viven las miles de personas que usan a diario el servicio.

Pero hay matices que queremos rescatar, porque creemos que sí hay aspectos positivos. De hecho, desde el punto de vista medioambiental, el sistema de transporte público de Santiago ha tenido una evolución desde que comenzó su implementación, en el 2007.

En la gráfica es posible comparar los gases contaminantes que emitían los antiguos buses que recorrían la capital en la década de los ‘80 (las micros amarillas) y los buses del Transantiago que comenzaron a recorrer las calles cuando se dio inicio al servicio. La evolución hacia un medio de transporte más limpio es evidente, en especial con la futura introducción de la flota con norma Euro VI.

 

Llegó la hora de Euro VI

Durante 2016 se llevó a cabo un proceso de participación ciudadana, que consistió en recoger las opiniones de los usuarios sobre el servicio, a quienes se les consultó sobre qué aspectos mejorarían en base a la experiencia vivida durante estos años. La información obtenida formará parte del plan con el que se rediseñará el Transantiago y que se llevará a cabo a partir los próximos años.

Para nuestra grata sorpresa, uno de los aspectos que más se repitió entre las sugerencias de los pasajeros fue su preocupación por el medioambiente. O sea, los usuarios piden que los buses sean aún menos contaminantes. Ésta es una petición a la cual adherimos: nos pone contentos que esté entre las prioridades de los usuarios, porque está en total sintonía con el espíritu Biwil. 👏

El Ministro de Transportes, Andrés Gomez-Lobo, se refirió acerca de la importancia de esta implementación: “Hemos promovido una constante renovación, con máquinas que cumplen normas más eficientes a nivel de rendimiento, pero a la vez, más amigables con el medioambiente. Es por ello, que además será parte de las exigencias de las bases de licitación, tal como lo solicitaron los usuarios en la participación ciudadana”.

Lo que nos tiene más expectantes es la puesta en marcha de los buses con la norma Euro VI. Que, a grandes rasgos, es un estándar que exige un mínimo de emisiones contaminantes. La idea es comenzar a aplicarla a partir de 2018, momento en que la actual flota (compuesta por buses con normativas menos exigentes) debería comenzar a ser reemplazada.

Números que entusiasman

En apariencia, el bus no tiene grandes diferencias. Éstas se encuentran en su interior y en la mecánica.

Pero en concreto, ¿por qué nos alegra que se establezca la norma Euro VI en la flota del Transantiago? Como ya comentamos, por sus bajos niveles de emisiones y porque, además, Chile será el primer país en Sudamérica de establecer este estándar.

En comparación con la Euro V, la nueva norma contempla una reducción de un 66% de emisiones de material particulado 2,5 (MP) y un 80% la de dióxido de nitrógeno (NOx). Adicionalmente, este tipo de buses contará con filtros para partículas, cuya tecnología hará que contaminen 10 veces menos que los actuales.

Otro aspecto positivo, se relaciona con la contaminación acústica: los nuevos buses están dotados de una tecnología que disminuye la emisión de ruido hasta en un 50%, haciéndolo más amigable para quienes van a bordo, como para el entorno.

Esperamos que estas mejoras que harán al Transantiago más amigable con el medioambiente, vaya de la mano con una mejora progresiva en el servicio. Porque así ganamos todos: los usuarios, nuestro entorno y aportará a tener un planeta libre de contaminación. ¡Esperamos que los buses con la norma Euro VI se implementen ahora ya! #Ansiosos. 😅

LEER ARTÍCULO COMPLETO

Comentarios

comentarios

Publicación anteriorRecorre Santiago de punta a punta con Bikesantiago y Bici Las Condes
Siguiente publicaciónUn día con mis perritos