Cuando supe que estaba embarazada, algunas personas empezaron a preguntarme qué haríamos con la Penny, nuestra quiltra que adoptamos hace 3 años. Yo no entendía por qué nos hacían esa pregunta.

Ella demanda cuidados y tiempo, pero si algo teníamos claro, es que no seríamos de esas familias que regalan a su mascota cuando se enfrentan a ser papás, y concluí varias cosas de esta nueva etapa...

No cambies la rutina de tu perro, al menos no de manera drástica. Sé más riguroso con el aseo: porque es más seguro para todos. Deja que tu perro reconozca a tu guagua como parte de la manada...

Arma actividades que involucren a tu perro y a tu guagua, date algo de tiempo para salir solo con él, ordena los espacios comunes de tu guagua y tu perro y enséñale a tu hijo a ser su humano.